Cartas, mensajes y visitas al trabajo: el relato de una mujer que fue acosada durante un año entero

19 de febrero de 2018

La justicia porteña le prohibió a un hombre acercarse a una mujer a la que acosó por más de un año. La victima renunció a su trabajo por la actitud del sujeto y el "poco apoyo" de su grupo laboral.

La víctima vive en La Plata y viaja habitualmente a la Capital para cursar sus estudios universitarios, en el colectivo línea 195 (Costera Metropolitana). El hombre tomaba la misma línea y durante el viaje intentaba tener acercamientos con la mujer.

En su denuncia, la víctima contó que todo ocurrió antes de las vacaciones de invierno de 2016. Un día, el presunto acosador se sentó en el asiento frente a ella y quiso mantener una charla. “Enseguida me puse los auriculares para dejar en claro que no tenía interés de iniciar la conversación con ese extraño”, relató.

acoso en transporte publico

Sin embargo, lo que parecía un hecho casual y aislado, continuó días después a través de terceros. “El viernes siguiente mis compañeras de facultad me entregaron un sobre riéndose. Y me explicaron que mientras estaban bajando del micro alguien les chistó de atrás y les dio un sobre, diciéndole que era ‘para la compañera de ustedes’”.


“Este sujeto comenzó a concurrir en persona a mi lugar de trabajo”.

Según el portal Fiscales.gob.ar, el sobre contenía una carta escrita en papel rosa y letra pequeña, en la que el firmante decía que “moría de ganas” de conocerla. Además había una tarjeta personal con el nombre de quien la remitía, que indicaba, además, su lugar de trabajo en una radio de la Ciudad. “Inmediatamente pensé en este sujeto del subte y al buscarlo por Facebook lo comprobé”, reveló la víctima.

Luego, el hostigamiento continuó mediante mensajes en las redes sociales hasta que volvieron a cruzarse en un nuevo viaje. En esa oportunidad, el acusado ofreció pagarle el viaje y, si bien ella se negó, el chofer le terminó cobrando el boleto al hombre.

acosador



“Decidí no continuar, renunciar al trabajo y dejar de hacer lo que más me gusta, que es la danza”.

En su denuncia, la víctima contó que todo ocurrió antes de las vacaciones de invierno de 2016. Un día, el presunto acosador se sentó en el asiento frente a ella y quiso mantener una charla.

Hacia finales del año 2016, la situación se volvió aún peor. “Este sujeto comenzó a concurrir en persona a mi lugar de trabajo”, dijo.

Para entonces, la joven había bloqueado al hombre en todas las redes sociales. Pero el acosador llegó a contactarse con el profesor de la compañía de danzas que la mujer integraba con la excusa de cubrir periodísticamente la presentación.

“El último encuentro que tuve con este hombre se produjo el viernes 20 de octubre del 2017, en un espacio artístico del que participo”, al cual el imputado se acercó con la excusa de registrar para un medio de comunicación el evento.

Debido al poco apoyo que cosechó entre sus compañeras y la dirección del grupo artístico decidíó renunciar al trabajo y a la danza.

La víctima se cansó del acoso y decidió denunciar al hombre y la justicia porteña le prohibió acercarse a la mujer.

Temas