Crimen de Nadia Arrieta: los informes del servicio penitenciario que aconsejaron la libertad del asesino

05 de marzo de 2018

Néstor Montiel tiene una condena a 18 años de cárcel por "tentativa de homicidio calificado por abuso sexual y privación de la libertad agravada". Pero fue beneficiado con salidas transitorias.

Para la familia de Nadia Arrieta, el dolor se agrava con la injusticia: Néstor Maximiliano Montiel (38) tendría que haber estado preso cuando atacó a la víctima. Le habían otorgado la libertad condicional pese al pronunciamiento negativo de un fiscal y un juez, que fue desoído por camaristas.

Montiel fue condenado a 18 años de cárcel por el Tribunal Oral en lo Criminal 2 de Morón por abuso sexual e intento de homicidio en el 2001, pero en el 2012, al menos dos informes del Servicio Penitenciario Bonaerense aconsejaron otorgarle beneficios de libertad transitoria.

Asesino de Nadia Arrieta detenido

Luego de que la defensa de Montiel interpusiera un recurso de apelación porque en varias oportunidades la Justicia le negó la libertad condicional, el 20 de octubre de 2014 la Sala I de la Cámara de Apelaciones de Morón hizo lugar al pedido con la obligación de que hiciera un tratamiento psicológico.

Las fuentes añadieron que el 10 de julio de 2016 la misma Cámara dispuso que cesara ese tratamiento tras otro recurso presentado por la defensa, pese a que la pena vencía el 19 de octubre del año que viene y los fiscales y jueces se opusieron a la condicional. O sea, debía estar preso al momento del crimen de Nadia.

asesino nadia detencion

El Caso

El hecho ocurrió el jueves pasado al mediodía, cuando el cuerpo sin vida de Nadia fue encontrado dentro de su negocio de venta de regalos llamado "NyB" que tenía junto a su madre en la avenida Pedro Díaz 596, casi esquina Gluck, de Villa Tesei, partido de Hurlingham.

Nadia Arrieta
Nadia Arrieta
Nadia Arrieta

El cadáver fue descubierto por un chapista que trabaja en un taller que linda con el fondo de la regalería y, según contó a los investigadores, escuchó gritos de auxilio. Por eso, dio la vuelta y entró al ver que la puerta del local abierta.

La habían amordazado y atado por detrás de la espalda con una cinta adhesiva de color gris. Sólo estaba vestida de la cintura para arriba. La autopsia confirmó que murió tras ser degollada.

Temas