Imagen desgarradora: un joven discapacitado vive encerrado y sin comida en Corrientes

07 de marzo de 2018

Hace más de un año que sobrevive en condiciones inhumanas. Una mujer filmó cómo vive y lo viralizó. Por alguna razón la justicia no actúa.

Encerrado y en peores condiciones que un animal, así vive Javier Medina, un joven de 26 años, que padece un severo retraso madurativo, en la localidad correntina de Mariano Loza.

Javier Medina - desutrido - encerrado

Según un video que se dio a conocer el último fin de semana en las redes sociales, está visiblemente desnutrido. La imagen muestra a Javier comiendo ávidamente un plato de comida que le acercan dos vecinas, sus brazos están escuálidos y su mirada ausente.

El dramático caso de este joven ya había causado conmoción a mediados de 2017, luego de que muriera la anciana de 80 años que estaba a cargo de su cuidado. Cuando se conoció su historia, se pudo comprobar que Javier estaba atado, semidesnudo y, como lo describió en su momento el fiscal de Instrucción de Mercedes, Adrián Casarrubia, "en peores condiciones que un animal encerrado en una jaula del zoológico".

Javier Medina - Desnutrido- Encerrado

Los vecinos de este pueblo de dos mil habitantes aseguran que cuando una trabajadora social viaja al pueblo, la tutora baña a Javier, lo saca de la habitación y lo expone a la inspección, pero que después, todo vuelve a ser como antes.

Se supone que la justicia tiene conocimiento de la situación, pero Javier no ha sido rescatado. Hace más de un año, medios locales informaron que existe un acta judicial: "La situación es difícil, es una situación que nos sorprendió, este tema ocurre en junio de 2017. El menor se encontraba en una habitación bajo llave, su cuidadora lo tenía pero que un animal", dijo el fiscal de Mercede, Adrián Casarrubia, en declaraciones televisivas.

Javier 01.jpg

Al ser consultado sobre porqué no actuaron antes para rescatar a Javier, Casarrubia dijo que "está bien cuidado e higienizado", aun cuando el video muestra que la habitación en la que vive muestra todo lo contrario. De hecho, las imágenes dejan ver el importante estado de hambre que sufre, ya que cuando se le acerca un plato de comida no puede ocultar su desesperación. "Antes vivía atado, ahora mejoró la situación...No creímos que fuera necesario internarlo", aseguró.

Según cuentan los vecinos, Javier fue adoptado por Margarita Medina, una vieja habitante del pueblo, conocida por todos, que le dio una vida más digna, aunque no un tratamiento ni acceso a rehabilitación. Los problemas comenzaron al morir Margarita, porque quedó al cuidado de su nieta, ahora beneficiaria de la pensión que cobraría por el joven y la presunta responsable de que se encuentre en esta deplorable situación.

Temas