Cuidado de los hijos, limpiar y ocuparse de la casa: la brecha de género en el hogar

08 de marzo de 2018

Pese a que la participación de las mujeres en el mercado de trabajo se triplicó en los últimos 50 años, éstas siguen están a cargo de las tareas domésticas. Según el INDEC una mujer ocupada "full time" dedica más tiempo a las labores de hogar que un hombre desempleado.

Hacer las compras, lavar y planchar ropa, preparar la cena, llevar a los chicos a la escuela o cuidar de los abuelos son tareas que realizan las familias cotidianamente. Todas ellas, englobadas bajo el rótulo de trabajo doméstico no remunerado o trabajo no pago, recaen en su mayoría sobre las mujeres. En la Argentina, 9 de cada 10 mujeres hacen estas tareas mientras 4 de cada 10 varones no hace absolutamente ninguna de ellas.

trabajo domestico

Mientras las mujeres entraron masivamente al mercado laboral en las últimas cinco décadas, la participación de los varones en las tareas del hogar no aumentó al mismo ritmo. Según un informe del INDEC 9 de cada 10 mujeres hacen estas labores mientras 4 de cada 10 varones no hace ninguna de ellas.

Una mujer ocupada "full time" dedica más tiempo al trabajo doméstico - casi seis horas diarias- que un hombre desempleado (4,1 horas). El 76% de estas tareas no pagas las hacen las mujeres.

Mujeres trabajo

Según los últimos indicadores de género publicados por la Ciudad de Buenos Aires la inequidad de género responde a la porción mayor del tiempo dedicado al trabajo doméstico no remunerado y al cuidado de familiares por parte de la mujer. La participación masculina en la primera de esas categorías creció en los últimos años y pasó de alcanzar al 65% en 2005 al 82% en 2016. Pero actualmente, el 91% de las porteñas también se ocupan de las tareas no remuneradas en el hogar.

Mujeres trabajo

Desde la Ciudad destacaron que en promedio los varones siguen adjudicando la misma cantidad de horas a tareas hogareñas que 10 años atrás.

Se trata de un femenómeno mundial. Según la ONU, las mujeres tienen una responsabilidad desproporcionada con respecto las tareas del hogar. Dedican entre 1 y 3 horas más que los varones a las labores domésticas; entre 2 y 10 veces más de tiempo diario a la prestación de cuidados (a los hijos e hijas, personas mayores y enfermas), y entre 1 y 4 horas diarias menos a actividades de mercado.

Temas