-

-

Paula luchó 13 años para meter preso a su violador y ya lo liberaron

22 de marzo de 2018

Paula se encargó de querellar a sus padres -que la entregaron para que se se prostituyera-, a dos proxenetas y a un "cliente especial", pero la Justicia liberó a este último.

Justo cuando pensó que se había hecho justicia después de 13 años de lucha, Paula recibió la noticia de que a su violador, Alberto Eduardo Pampín, le fue concedida la libertad condicional.

"Ver cómo cuatro fojas se llevaron la lucha de mi vida me parece injusto", expresó Paula al diario Clarín. La mujer tiene casi 31 años, es abogada y se hace cargo de su hermana menor.

Paula es el seudónimo de la mujer que a los 17 años se presentó como querellante contra sus padres que la vendieron a una red de prostitución cuando tenía 14.

Además de lograr penas de 10 años de cárcel para la pareja, Paula consiguió que condenen a 8 años de prisión a los dos hombres que eran dueños de los "privados" donde la obligaban a prostituirse, y buscó a Pampín, que era tratado como un "cliente especial" por el dinero que pagaba.

Pampín, de 57 años, estuvo un año prófugo y fue buscado hasta por Interpol tras conocerse el fallo de la Corte Suprema que lo condenaba a cinco años de cárcel por promoción de la prostitución de menores.

El hombre quedó detenido en agosto de 2014 y fue enviado al penal de Marcos Paz hasta que la Sala I de la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional de la Capital Federal le otorgó ahora la libertad condicional.

"Me quiero morir, no me lo esperaba. Tanta lucha para que lograra una condena y ni siquiera consideraron los informes psicológicos, y que no admitió el delito", expresó Paula.

La paz de caminar por la calle le duró apenas seis meses a Paula, entre el arresto de uno de los proxenetas que la prostituía, Osvaldo Aníbal Valdez, en septiembre de 2017 y la liberación de Pampín.

"Ahora resulta que no voy a poder ir a tomar ni un café porque me lo puedo encontrar. Es una persona libre, como si nada hubiera hecho... Estoy destrozada, no puedo entenderlo", expresó la mujer.

Los jueces Luis Fernando Niño y María Laura Garrigós de Rebori aceptaron la oferta de Pampín de "continuar" con la terapia que "las autoridades consideren más adecuada en forma privada".

El magistrado Gustavo Bruzzone se abstuvo en la votación.

Temas