-

-

¿Ya no conviene? La inflación borró las ventajas de los créditos UVA: cuotas altas y deuda en alza

26 de marzo de 2018

Mientras quienes optaron por el préstamo tradicional lograron reducir su deuda, quienes eligieron el UVA, después de pagar durante dos años, le deben un 53% más al banco.

El sostenido ritmo de la inflación registrado en los últimos 24 meses echó por tierra las promocionadas ventajas que ofrecían los créditos hipotecarios UVA por sobre los tradicionales, de sistema francés, que dominaban hasta el momento en el mercado.

Los créditos UVA hicieron más accesibles los préstamos hipotecarios al reducir sensiblemente el nivel inicial de la cuota a pagar. Sin embargo, dos años más tarde quienes optaron por esta opción quedaron en franca desventaja por sobre quienes eligieron el sistema francés.

El sistema UVA volvió más accesible los créditos hipotecarios al bajar sensiblemente el peso de la cuota inicial.

Es que no sólo pagan hoy lo mismo de cuota sino que, mientras quienes optaron por el sistema francés ya lograron reducir, aunque mínimamente, la deuda de capital que mantenían con el banco, aquellos propietarios que eligieron el crédito UVA, después de pagar cuotas durante durante 24 meses hoy le deben al banco casi un 50% más de capital.

Embed

Así se desprende del seguimiento estadístico que realizó el analista financiero Christian Buteler y del que dio cuenta La Nación en su edición de este lunes.

Buteler compara cómo le fue a quien obtuvo hace dos años un crédito hipotecario del Banco Nación por un millón de pesos a 20 años (240 cuotas) en función de si eligió hacerlo por el método tradicional (sistema francés, con tasa fija del 14% por tres años y luego variable) o si optó por hacerlo con ajuste UVA a igual plazo desde el inicio.

Hoy no existe diferencia entre la cuota que paga uno y otro tenedor de crédito pero quienes optaron por UVA pagaron durante dos años y su deuda, lejos de reducirse se incrementó en un 53%

Según su análisis, aún beneficiados por el tramo de tasa fija que les caducará en un año, los que eligieron la opción tradicional seguirán pagando una cuota de 12.435 pesos, como desde entonces.

Embed

Pero los que se endeudaron por UVA y habían comenzado con una cuota de 7.915 pesos en abril de 2016 pasarán a pagar una de 12.428 pesos el mes próximo. Esto quiere decir que lo que era una diferencia de 4.520 pesos (57%) entre una y otra cuota, por la sostenida inflación, quedó reducida a apenas 7 pesos (0,06%).

Pero además, y más preocupante aún, mientras los primeros achicaron en 33.574 pesos el capital adeudado (cayó de 1 millón de pesos a 978.854 pesos, es decir, en una pequeña porción porque el sistema francés implica devolver al banco primero los intereses), los segundos vieron crecer sostenidamente hasta llegar a 1.529.466 pesos (+53%) el capital que le deben al banco, por los ajustes que impone el mecanismo de indexación.

Embed

Es decir, quienes optaron por el sistema tradicional pagaron durante dos años y lograron reducir en una pequeña porción el capital que deben; los segundos, que también pagaron durante dos años, hoy le deben al banco casi un 50% de lo que le debían inicialmente. Pagaron y al mismo tiempo su deuda se incrementó.

Temas