-

Por la cantidad de gente que apoya a Lula, piden trasladarlo a un cuartel de la Armada

11 de abril de 2018

El ex presidente llegó el sábado a la sede de la Policía Federal en Curitiba, en el barrio Santa Cándida, en cuyo contorno al menos 1000 personas de los movimientos sociales acampan y realizan actos.

El Sindicato de Policías Federales de Brasil les pidió a las autoridades trasladar al ex presidente Luis Inácio Lula da Silva a un cuartel de las Fuerzas Armadas, a raíz de los trastornos que genera un acampe de la militancia en los alrededores del edificio donde está detenido el líder opositor, en Curitiba, capital del estado de Paraná.

Lula llegó el sábado a la sede de la Policía Federal en Curitiba, en el barrio Santa Cándida, en cuyo contorno al menos 1000 personas de los movimientos sociales acampan, reciben visitantes y realizan actos para respaldar al ex presidente.

El Partido de los Trabajadores anunció que permanecerá haciendo la vigilia hasta lograr la libertad de Lula, algo que podría ocurrir la próxima semana con un fallo de la Corte, pero no existen fechas determinadas.

Por ahora, está en vigencia la pena de 12 años y un mes de cárcel a la que fue condenado el ex mandatario.

Desde el Partido de los Trabajadores convocaron a realizar un acampe para pedir la liberación del ex mandatario. "No vamos a descansar", enfatizó Gleisi Hoffmann la presidenta del partido.

"Vamos acampar hasta conseguir la liberación del compañero Lula", añadió.

Hoffmann se dirigió a miles de personas que se convocaron desde el pasado jueves frente a ese sindicato en apoyo al expresidente y aseguró que las fuerzas de izquierdas "estarán en Curitiba y en Brasilia, en este último caso exigiendo la libertad de Lula ante "los magistrados golpistas de la Corte Suprema".

"No vamos a descansar", enfatizó la presidenta del PT.

En la que fue su última aparición pública ante sus seguidores antes de ir a la cárcel, Lula afirmó que acatará la orden de prisión para mostrar "lo que es responsabilidad" y "probar" su inocencia.

"No estoy por encima de la Justicia. Si no aceptase la justicia no habría creado un partido político sino promovido una revolución", agregó, pero apuntó: "Creo en la Justicia, pero en una justa, con un proceso basado en pruebas concretas".

Temas