Aliado de Cambiemos pidió la nulidad de la Ley de Paridad de Género por sentirse "discriminado"

25 de abril de 2018

El apoderado del Partido Demócrata Cristiano, Carlos Traboulsi, aseguró que la ley que garantiza que los cargos legislativos sean ocupados desde 2019 en idénticas proporciones por hombres y mujeres, lo "obliga a hacer valer su sexo y no su idoneidad".

La jueza electoral María Servini recibió un pedido de un partido político para que se declare la inconstitucionalidad de la ley que aumentó al 50% la representación femenina en el Congreso a partir del 2019. El fiscal Jorge Di Lello ya opinó que corresponde rechazar el amparo, porque hay que esperar un "mayor grado de compromiso" de los partidos respecto del rol de las mujeres.

El abogado Carlos Traboulsi, en representación del Partido Demócrata Cristiano-Capital Federa,l presentó el amparo al sostener que "como varón, me siento discriminado" y pidió que se suspenda la ley 27.412 - reglamentada en diciembre pasado- conocida como "ley de paridad de género".

¿Creés necesaria la Ley de Par...

El apoderado del partido, que apoyó la línea "Vamos Juntos", se había pronunciado años atrás contra el matrimonio igualitario y también contra el aborto.

Ahora, Traboulsi dio un argumento jurídicamente pobre y dijo que si los que reformaron la Constitución en 1994 hubieran querido que los cargos legislativos fueran 50% para hombres y 50% para mujeres lo habrían establecido así expresamente.

"Me siento discriminado porque tendré que hacer valer el sexo para ocupar lugares dentro de la política y no la idoneidad", expresó en el amparo.

Agregó que "se desvirtúan las posibilidades de penar y actuar conforme a una doctrina e ideología obligando a las personas a la masificación y cosificación del pensamiento".

"Tendré que hacer valer el sexo para ocupar lugares dentro de la política y no la idoneidad" expresó el apoderado del Partido Demócrata Cristiano

No obstante, dijo que su pedido no es contra las mujeres, que es contra el "cupo caprichoso que no se basa en la capacidad, la decencia, bonhomía e idoneidad sino que se funda en una cuestión de sexo".

El Estado ya se opuso al amparo y el fiscal Di Lello sostuvo que el peticionante no aportó "ningún argumento válido", y que hay un "sesgo de prejuicio" en el planteo que deberá resolver la jueza Servini. Se descuenta que lo rechazará.

Temas