-

-

Ansioso por evitarle a Cambiemos un mal trago en Diputados, el apuro le jugó una mala pasada a Monzó

25 de abril de 2018

Monzó quería levantar la sesión cuanto antes y evitarle al oficialismo el tener que ponerle la cara a la negativa a tratar casi una treintena de proyectos para aliviar los bolsillos de los trabajadores. Mirá el machete que tenía.

Se sabía de antemano. La discusión de los más de 27 proyectos presentados para tratar sobre tablas tendientes a dejar sin efecto los tarifazos a los servicios públicos no iba a prosperar.

Se sabía de antemano. La oposición iba a conseguir esta vez las voluntades necesarias para que se habilitara la sesión especial.

Pero también se sabía de antemano que no contaría con el respaldo de los dos tercios de los votos para habilitar los debates sobre tablas.

¿Creés que bajar los impuestos...

Frente a este escenario, el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, esperaba poder darle un trámite expeditivo a la discusión y levantar la sesión cuanto antes. Es que lo único que estaba en juego este miércoles era una foto. Una foto con fuerte peso político en la que la oposición aparecería mostrando casi una treintena de opciones alternativas para aliviar los castigados bolsillos de los trabajadores merced de los tarifazos que aplica el gobierno de Mauricio Macri, mientras el oficialismo aparecería negándose siquiera a debatir uno tras otro cada una de esas propuestas.

El apuro por darle rápido trámite a este debate pour la galérie le jugó una mala pasada. Cuando esperaba poder levantar la sesión especial más temprano que tarde, un fotógrafo del diario La Voz lo dejó en evidencia.

"Habiendo salido negativa la votación para los proyectos, no habiendo temario declaro levantada la sesión" decía el machete que tenía delante suyo Monzó cuando todavía oficialistas y opositores discutían si los diputados tendrían o no la posibilidad de exponer sobre sus proyectos aun cuando Mario Negri ya había oficializado que Cambiemos se negaría a habilitar el debate sobre tablas.

La oposición obligó al oficialismo a dejar en evidencia su falta de predisposición al debate en torno al tema tarifas.

Mientras se debatía qué hacer, Monzó ya estaba listo para levantar la sesión.

Monzó pidió finalmente un cuarto intermedio. Casi una hora después, volvieron a sesionar y lejos de levantar la sesión, el propio Monzó informó que se le daría la palabra a cada uno de los diputados que habían presentado un proyecto sobre tarifas.

Las iniciativas sobre tarifas que el oficialismo se negó a debatir iban desde retrotraerlas a diciembre del 2017 hasta congelar esos valores hasta fines del 2019, pasando por una actualización atada al índice de salarios.

Temas