En la semana de los alfajores, el mapa de las especialidades de cada provincia

02 de mayo de 2018

En nuestro país se comen unos 70 alfajores por segundo. La golosina preferida no podía dejar de tener su fiesta propia.

Era hora de que alguien se acordara y por fin pasó: el alfajor tiene una celebración propia y dura una semana entera, del 1º al 7 de mayo.

De hecho, los alfajores son la golosina más comprada por los argentinos, según datos de la Asociación de Distribuidores de Golosinas y Afines (Adgya).

alfajores costa interior

El alfajor ya era popular hace 200 años, cuando lo vendían sólo los vendedores ambulantes, pero su éxito comercial llegó recién hace unas décadas.

"La parábola de éxito del alfajor no es cosa de un día y su historia llega a su esplendor cuando con la industrialización empresas familiares apuestan a producirlo a gran escala como es el caso de Fantoche, Guyamallén y Jorgito, generando un consumo masivo que trasciende aún hoy los conocidos en las confitería", explicó Jorge D'Agostini, autor de "Alfajor Argentino, historia de un ícono".

"Eso, sumado a la gran inserción en los kioscos de los colegios en la década del 80, más la gran aparición de la máxima creación en alfajores, "el Triple", han hecho que esta tan rica golosina sea la mas consumida por los argentinos", agregó Claudio Messina, representante de Fantoche.

Actualmente se estima que en Argentina se consumen entre 5 y 7 millones de alfajores por día, con un promedio de 70 por segundo.

Una persona puede comer un kilo de alfajores por año a razón de una porción de 50 gramos por vez.

El amor por los alfajores no depende sólo de la comodidad sino también de los ingredientes: pueden ser de maicena, crocantes, esponjosos, de masa de chocolate, cubiertos con chocolate o cobertura de azúcar.

Deslizá el mouse para ver el mapa.

Embed

Hay quienes los prefieren rellenos de dulce de leche o de mousse de chocolate, pero para los más aventureros se lanzaron versiones hasta con Fernet. También con membrillo, peras, duraznos, higos y frutos rojos, o sabores locales, desde calafate en la Patagonia hasta turrón en el NOA.

"La diversidad de recetas tiene que ver con que, muchas veces la falta de ingredientes lleva a reinterpretar las recetas con los que se encuentran en las regiones donde se intenten cocinar", señaló D'Agostini a minutouno.com.

"Así, Córdoba famosa por su histórica producción de mermeladas los rellena con fruta y, por ejemplo, Tucumán, primer productor de caña de azúcar, usará miel de caña, y el noroeste será el precursor en los alfajores de maíz (la "maicena", que es una harina fina de maíz)", apuntó.

Ya sean caseros, comprados, industriales o de elaboración propia, los alfajores siempre tienen público, tanto local como extranjero porque son el regalo perfecto que representa al país en el mundo.

La Semana del Alfajor fue una creación del Club de los Kiosqueros Desvelados (una comunidad con más de 2700 integrantes) y la idea no tardó en prender en el público porque es la golosina preferida por excelencia.

Temas