-

-

-

Desde que la Ciudad se hizo cargo, el subte aumentó un 900%

Por: Catriel Etcheverri
07 de mayo de 2018

En 2012 la Nación traspasó la red de subterráneos al Gobierno porteño y en ese momento el boleto costaba $1,10. A partir de este martes saldrá $11 y en junio habrá una nueva suba.

La desbandada de la inflación y los acuerdos paritarios a la baja golpean con fuerza tanto en el poder adquisitivo del salario de los trabajadores como en la imagen positiva del presidente Mauricio Macri. De hecho la disparada del dólar, la venta de más de 7 mil millones de dólares del Banco Central y la elevación al 40% de la tasa de referencia para contenerlo apenas pudieron maquillar la semana pasada la álgida discusión política por los tarifazos.

Esta semana la suba en las tarifas vuelven a estar en la agenda. Es que viajar en subte costará desde este martes un 46,66% más: pasará de $7,50 a $11 y es apenas el primero de los dos aumentos previstos para esta primera mitad del año.

Embed

En junio próximo el viaje aumentará otro 13,63% a $12,50. Estos dos primeros saltos que pegará la tarifa del subte implican una suba global del 66,64% en la primera mitad del año. Aunque se negó a adelantar futuros aumento,s el ministro de Transporte de la Nación Guillermo Dietrich tampoco descartó nuevas subas en el segundo semestre del año.

Desde que la administración del subte pasó a la órbita de la ciudad de Buenos Aires en enero de 2012, usar este medio de transporte se encareció un 900%.

Cuando el entonces gobierno de Mauricio Macri recibió el subte el 1° de enero de 2012 el boleto costaba $1,10. De inmediato la Ciudad dictaminó una suba de la noche a la mañana del 127,27% y llevó el boleto a $2,50.

Embed

En marzo de 2013 se dispuso una nueva suba, en aquella oportunidad del 40% y el pasaje pasó a costar $3,50. En enero de 2014 la suba fue del 28,57% y el precio del viaje se ubicó en $4,50.

En 2015 la Ciudad no dispuso ninguna suba. Era un año electoral. Recién en julio de 2016 volvió a subir. En aquella oportunidad el aumento fue otra vez muy por encima de la inflación, fue del 66,66% y llevó el boleto a los actuales $7,50.

Las elecciones de 2017 volvieron a postergar la suba en una tarifa sensible como es la de los transportes, ya que se trata de un consumo de los denominados inelásticos, es decir que sin importar cuánto aumenten los consumidores no tienen mucho margen para ahorrar en ellos.

vagones de subte

La primera mitad de este año viene con una suba del 66,64%. Habrá que esperar al segundo semestre para ver si será la única suba del año o no. El 2019 también será un año electoral, por lo que es de prever que el Gobierno intente adelantar esas subas para no tener que realizarlas en campaña.

Temas