-

Celebraban el Día del Trabajador, pelearon y lo mató de una puñalada en el corazón

06 de mayo de 2018

Las causas del crimen no están claras. La víctima era experto en artes marciales. El principal sospechoso es hijo de un dirigente gremial.

Eran alrededor de las 5:30 del sábado. Javier Hernán Molina, de 25 años, había sido llevado hasta el hospital Padilla en Tucumán con una puñalada en el pecho. Falleció poco antes de las 8. Fue el sangriento final de una noche que había comenzado con los festejos por el Día del Trabajador.

Javier Molina
Javier Molina
Javier Molina

Varios militantes del SEOC organizaron un asado este sábado en una casa del Barrio Sur de San Miguel de Tucumán. Entre los presentes estaban Ariel Fernando Páez, hijo del secretario de Organización, Serafín Arturo Páez, y Hernán Molina, quien trabaja en el gremio.

Según informó el diario La Gaceta, alrededor de las 4 de la madrugada se produjo una discusión entre Páez y Molina que terminó en una pelea en la que el segundo recibió una puñalada en el corazón.

Javier Molina 1.jpg

Paéz escapó de la casa y fue detenido finalmente hoy al mediodía en su domicilio por personal de la comisaría segunda de la capital tucumana. Estaba durmiendo.

Molina era un apasionado del deporte. Daba clases de defensa personal y artes marciales mixtas, y era cinturón marrón de kick boxing y azul de jiu jitsu. Trabajaba en el SEOC y estaba de novio.

Temas