Monseñor Aguer: el arzobispo que mantuvo su cruzada en contra de los cambios sociales

09 de mayo de 2018

El prelado de La Plata, quien presentará su renuncia el 24 de mayo, suele ahorrar las sutilezas a la hora de dar su opinión sobre temas como el aborto o el matrimonio igualitario. Las declaraciones polémicas como marca de estilo.

El arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, presentará su renuncia ante el Papa Francisco el próximo 24 de mayo, el día en que cumple 75 años, de acuerdo a lo estipulado por el Código de Derecho Canónico.

Como pastor trascendió muchas veces la esfera de la Iglesia católica para expandirse urbi et orbi en temas seculares como la ley de identidad de género, la del matrimonio igualitario o la legalización del aborto.

"Nosotros decimos basta de mártires, basta de Herodes sobre todo", expresó Aguer en en la emisión del 14 de abril de su programa "Claves para un mundo mejor".

"Es preciso proteger a la mujer embarazada y a la vez al fruto de su embarazo"

El Arzobispo también se refirió a la violencia de género, pero no para apoyar iniciativas masivas como la de Ni Una Menos.

"La racha de los nuevos femicidios tiene que ver con la desaparición del matrimonio"

"El matrimonio dignificaba a la mujer, la ponía en un lugar de igualdad con el hombre. Le daba una estabilidad a la familia y a la mujer un respaldo", aseguró el arzobispo en 2017 durante el programa "No se puede vivir del amor".

"¿Qué es una persona trans? Un homosexual. Un varón que se viste o se siente mujer"

Como líder de la Arquidiósecis de La Plata, Aguer no le rehuye a la polémica, como cuando opinó sobre el Código Civil argentino sancionado en 2014 que preveía, entre otros puntos, la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo.

"En cuanto al matrimonio y la familia, el código civil actual ha convertido al matrimonio en un rejunte provisorio"

"Dar en adopción un bebé a dos mujeres unidas en matrimonio igualitario es una decisión que puede ser replicada pero no la hace justa. Ese niño tiene el derecho de ser criado por un hombre y una mujer", expresó.

Aguer incluso llegó a aclarar que los dichos de Francisco sobre no discriminar a las personas homosexuales no lo convertían en un "Papa gay friendly" ni acercaban a la Iglesia al colectivo LGBT.

"Nadie es amigo o enemigo de los gays, hay una doctrina de la Iglesia sobre eso, que la respeta tanto Bergoglio como yo. Y esa doctrina no se cambió, está y estará"

Cierta vez el prelado incluso aclaró que los hombres homosexuales no están capacitados para ser sacerdotes. "Yo no ordeno a un candidato que no me diga que le gustan las chicas", aseguró.

Aguer también se pronunció sobre los casos de abuso sexual a menores, pero haciendo énfasis en los casos intrafamiliares.

"Tiene que ver con la disolución del vínculo familiar que estaba fundado en el matrimonio indisoluble", afirmó el prelado, aunque convino que "cuando lo comete un cura es infinitamente peor".

"La actitud que yo tomo, las cosas que yo digo, tienen que ver con el ministerio del obispo. No me estoy metiendo donde no debo. La palabra obispo viene del griego 'epískopos' que significa 'centinela' o 'vigía'", expresó Aguer en su programa de televisión.

Temas