-

Motivación, instrucción, conducta y relación alumno-docente: las claves para un buen manejo del aula

Por: Laura Lewin
12 de mayo de 2018

Aquello que está en la órbita del docente es lo que hace la diferencia en la educación que reciben los chicos. La importancia de la personalización de la enseñanza hoy en día.

laura lewin chapa

"Los jóvenes de hoy aman el lujo, tienen malos modales y desprecian a la autoridad. Le faltan el respeto a los adultos y prefieren conversar antes que ejercitarse. Contradicen a sus padres, hablan delante de otros, devoran su comida e intimidan a sus docentes".

Esta es una frase que podríamos escuchar de cualquier docente en el día de hoy. ¿Tal vez alguna vez vos hayas dicho algo parecido? Mucho te sorprenderás cuando te comente que en realidad, ¡estas son palabras de Sócrates (470-399 A.C.)!

Parece que algunas cosas nunca cambian, ¿verdad? Muchas veces nos enojamos con los alumnos cuando dicen algo inapropiado, o hacen algo que está mal. Pero nosotros, cuando éramos chicos, ¿cómo éramos como alumnos? ¿Los más aplicados, los que mejores se portaban?, o tal vez, nos olvidamos que nosotros también fuimos alumnos y que también nos aburríamos alguna que otra vez, o que participamos de alguna travesura.

Qué importante es tratar de entender qué hay detrás de una mala contestación o acción. De esa forma, puedo resolver una situación de una manera más efectiva. Hay una gran diferencia entre que el alumno deba escuchar o que quiera escuchar. Hay una gran diferencia entre que quiera hacer algo y tenga que hacer algo. Y aquí es donde radica el don del buen docente.

Imaginemos que entramos a un negocio y la vendedora está hablando por teléfono. No repara en que hemos entrado. Cuando finalmente cuelga el teléfono, se dispone a hacer otra cosa y ni siquiera nos saluda. Uno pensaría "si yo fuese la dueña de este lugar, lo manejaría de otra manera". Ahora bien, vos, como "dueño" de un aula, ¿cómo la manejás?

El manejo eficaz del aula tiene que ver con cómo se hacen las cosas en ella, mientras que la disciplina tiene que ver con cómo se comportan los alumnos. La disciplina está en la órbita de los alumnos, mientras que el manejo del aula está en la órbita del docente.

Cuando hablo del manejo eficaz del aula, pienso en cuatro factores:

1) La motivación

2) La instrucción

3) La conducta

4) La relación alumno-docente

Nuestra habilidad para aprender está directamente relacionada con las relaciones. La calidad de la enseñanza va de la mano de la relación alumno-docente. La relación que podemos generar en el aula, si hemos logrado conectar con el alumno, va a repercutir en su comportamiento.

El docente que se interesa de manera genuina por sus alumnos, que se presenta demostrando su orgullo por tener a esos alumnos, que se toma el tiempo de hablar de objetivos, de expectativas, de qué espera de sus alumnos y qué pueden esperar los alumnos de él, generará un vínculo mucho más estrecho que aquel que se limita a trabajar en el libro de texto desde el primer día.

Si un alumno no se siente seguro con su docente, no va a poder dar lo mejor de sí mismo. Si no hay conexión entre ambos, el aprender se va resentir. La personalización en la enseñanza nunca fue más importante.

Dejame tus comentarios, consultas preguntas en:

https://www.facebook.com/LauraLewinOnline

Temas