Rajoy en la cuerda floja: ¿España tendrá por primera vez una presidenta?

31 de mayo de 2018

La presión sobre Mariano Rajoy podría llevarlo a la renuncia antes que se vote mañana la moción en su contra. De pasar eso, su vice asumiría en su lugar. Se trata de Soraya Sáenz de Santa María, considerada la "dama de hierro" española.

Aplastado por la corrupción en su partido, el presidente de gobierno español, Mariano Rajoy, estaba este jueves a punto de perder el poder, tras conformarse en el Parlamento una mayoría que votará sí a una moción de censura en su contra, promovida por la oposición socialista.

En la tarde de este jueves se confirmó que una mayoría de diputados de la cámara baja -180 de un total de 350, pertenecientes a ocho fuerzas políticas- apoya la moción de censura presentada por el líder socialista Pedro Sánchez, quien está llamado a suceder a Rajoy, en el poder desde fines de 2011.

Embed


Pero la posibilidad de que Rajoy presente su renuncia antes la votación de este viernes abre en España un escenario inédito: Soraya Sáenz de Santamaría podría convertirse, al menos de forma temporal, en la primera mujer jefa del Gobierno del país ibérico.

La vicepresidente Soraya Sáenz de Santa María es una dirigente de 47 años retratada por la prensa de su país como la “dama de hierro” de España y es considerada la “Merkel hispana”.

Rajoy es un veterano político de 63 años que ocupó todo tipo de cargos en la política española y que en los últimos tiempos sobrevivió a la peor crisis política en cuatro décadas, el desafío separatista catalán, y la peor crisis económica también en décadas.

Pero su previsible caída en el voto del viernes se deberá al lastre de la corrupción, una semana después de conocerse la sentencia judicial de la Gürtel, una trama corrupta en la que una serie de empresas sobornaron a responsables del Partido Popular de Rajoy para obtener contratos públicos entre 1999 y 2005.

"Su permanencia al frente de la presidencia del gobierno es dañina, y es un lastre no sólo para España sino para su partido", le espetó Sánchez a Rajoy en los debates de la mañana, dominados por duros cruces de acusaciones entre ambos.

"Aquí de lo que se trata es de que el señor Sánchez llegue. Todo lo demás es literatura (...) lo importante es que llegue, eso sí, sin pasar por las urnas", le recriminó Rajoy, que desde fines de 2016 ha gobernado en minoría en la cámara.

El dirigente conservador acusó además a sus rivales socialistas de "venir al Congreso de los Diputados a mentir", afirmando que en la sentencia de la Gürtel, que será recurrida, "no existe una línea (...) donde figure una condena penal al gobierno de España o al PP".

Promesas a partidos regionales

El Partido Socialista Obrero Español, encabezado por Sánchez, tomó el pasado viernes la iniciativa de presentar la moción de censura al día siguiente de conocerse la sentencia de la Gürtel.

Además de condenar a 29 personas a 351 años de prisión, incluida una docena de ex dirigentes del PP, la sentencia obligó al partido a pagar 245.492 euros como "partícipe a título lucrativo" de la trama corrupta, y dio por probado que el PP tuvo una caja negra desde 1989.

Igualmente, puso en duda la credibilidad de Rajoy, quien como testigo dijo ante los jueces que ignoraba cualquier financiación ilegal de la formación.

Para ganarse los apoyos indispensables, Sánchez hizo este jueves gestos y promesas a los partidos nacionalistas vascos y catalanes.

Pedro Sánchez.jpg
Pedro Sánchez<br>
Pedro Sánchez

¿Elecciones en el horizonte?

En su exposición, Sánchez afirmó que su ejecutivo estará integrado sólo por socialistas, y añadió que será "un gobierno paritario, un gobierno europeísta, un gobierno garante de la estabilidad presupuestaria y económica".

Sin embargo, de confirmarse su llegada al poder, su mandato se anuncia precario, ya que el PSOE tiene apenas 84 diputados en la cámara. El portavoz del PNV, Aitor Esteban, le advirtió en ese sentido que tendrá "un gobierno débil y difícil".

La otra gran cuestión es cuándo habría elecciones anticipadas, que acortarían una legislatura que en principio termina a mediados de 2020.

Sánchez dijo que no lo haría inmediatamente, y que si asume como presidente primero se encargará de "recuperar la normalidad" política e institucional y de atender "urgencias" sociales, tratando de tener un diálogo fluido con los sindicatos e impulsando la igualdad salarial entre hombres y mujeres, entre otras iniciativas.

Todos los aliados potenciales de Sánchez rehúsan llamar a elecciones inmediatamente, algo que reclama el partido liberal Ciudadanos (32 diputados), con el viento a favor según las encuestas. Ferviente opositor de los privilegios fiscales del País Vasco y de los independentistas catalanes, critica a Rajoy pero se niega a apoyar al PSOE.

Temas