-

Mundial 1974: Alemania vuelve a consagrarse con nuevo trofeo

11 de junio de 2018

La nueva copa, la misma que sigue hasta la actualidad, está compuesta de oro macizo de 18 kilates, con 36 centímetros de altura y 5 kilos de peso.

En Alemania ´74 los europeos se llevaron todos los elogios. El certamen fue el fin y el comienzo de una época. Bajo la presidencia del brasileño Joao Havelange, el primero proveniente de un país no europeo, y reemplazante del inglés Stanley Rous, la FIFA, tal cual lo había hecho en México1970, volvió a elegir una sede mundialista que heredaba la estructura de los Juegos Olímpicos de Alemania 1972.

Debido a que Brasil se adueñó de la Copa Jules Rimet, después de ganarla por tercera vez en 1970, se diseñó un nuevo trofeo llamado Copa FIFA, del escultor italiano Silvio Gazzaniga, compuesta de oro macizo de 18 kilates, con 36 centímetros de altura y 5 kilos de peso.

Se previno que la copa era propiedad exclusiva de la FIFA y no podría ser ganada por ningún país. A cambio se decidió entregar a los seleccionados campeones una réplica que serviría de símbolo eterno del triunfo mundialista. La nueva administración de la FIFA apuntó a una comercialización mucho más marcada que en los anteriores certámenes.

mundial-1974-alemania-2.jpg

De hecho, en 1974 se originó la primera transmisión global de televisión del evento. Esto generó en consecuencia, una nueva conformación financiera que si bien ha resultado exitosa, también ha provocado críticas por su exagerada tendencia comercial que muestra en el presente.

Asimismo la disputa del torneo se cambió. Continuaban interviniendo 16 selecciones separadas en cuatro grupos de cuatro equipos cada uno. Pero ahora los dos primeros se clasificaban a la próxima ronda que estaba formada por dos nuevos grupos con cuatro selecciones cada uno.

Los dos ganadores pasaban a la final y los dos segundos disputarían el tercer puesto. Un nuevo número de equipos participaron en las eliminatorias: 98, y por primera vez una nación africana del sur del Sahara, Zaire, llegaba a un Mundial.

Alemania Occidental no presentó un certamen tan humanamente cálido y festivo como el de México, pero su organización fue muy buena.

Ciudades históricas sirvieron de sede a los representativos participantes: Berlín, Hamburgo, Francfort, Gelsemkirchen, Dortmund, Hannover, Munich y Dusseldorf.

Además del país anfitrión, del último campeón, Brasil y de Zaire, los otros 13 equipos fueron Alemania Oriental, Polonia, Holanda, Italia, Chile, Uruguay, Argentina, Haití, Australia, Yugoslavia, Suecia, Bulgaria y Escocia.

mundial-1974-alemania-1.jpg

La revelación fue Holanda, anteponiendo un fútbol total, de marca y ataque rotativo, basado en la movilidad y habilidad de sus jugadores que dio pie que el equipo se le conociera como la Naranja Mecánica. La otra aparición interesante fue Polonia, que con un juego inferior al holandés pero no menos contundente recibió la aprobación de propios y extraños. Por supuesto, ahí estuvo la favorita, Alemania Occidental, estructurada, veloz y poco vistosa que ganaba con lo justo pero no regalaba nada.

La Selección teutona dio la sorpresa frente a Holanda y ganó por 2-1 la final disputada en el estadio Olímpico de Münich. De esta forma, Alemania obtuvo el segundo título del mundo de su historia.

Temas