-

Los ecos de la guerra y la disolución de Yugoslavia que se colaron en Serbia - Suiza

22 de junio de 2018

Con goles de Xhaka y Shaqiri, los dos de origen albano-kosovar, Suiza dio vuelta el partido que perdía con Serbia. Los dos jugadores no dejaron pasar la oportunidad para recordar la eterna rivalidad y les dedicaron un festejo muy particular a los serbios.

Sobre la hora Suiza logró dar vuelta el partido que había comenzado perdiendo comtra Serbia. El resultado final fue 2 a 1 a favor de los helvéticos. Y aunque para las estadísticas del Mundial nada importa más que el resultado del partido, para un pueblo entero el triunfo de Suiza tuvo un sabor especial.

Granit Xhaka y Xherdan Shaqiri, ambos de origen albano-kosovar y nacionalizados suizos fueron los autores de los goles que dieron vuelta el partido. Y sus festejos excedieron la propia alegría por el logro deportivo para convertirse en uan reivindicación político-histórica.

Embed

Tanto Xhaka como Shaqiri celebraron sus goles haciendo el símbolo del águila de dos cabezas de la bandera albanesa.

El padre de Xhaka, por caso, fue uno de los tantos presos políticos durante la ex Yugoeslavia dominada por los serbios. Tras recuperar la ibertad se exilió con su familia en Suiza donde nació Xhaka en 1992.

Embed

Shaqiri había nacido un año antes en la ciudad kosovar de Gnjilane. Sus padres también se establecieron en Suiza escapando de la guerra de los Balcanes. Shaqiri incluso salió a la cancha con un detalle en sus botines. En el talón de su botín izquierdo podía verse una bandera de suiza mientras que en el mismo lugar pero en el botín derecho hizo poner una bandera de Kosovo.

Xhaka.jpg
Granit Xhaka festeja su gol con el águila de dos cabezas albanesa<br>
Granit Xhaka festeja su gol con el águila de dos cabezas albanesa

Kosovo se independizó en 2008 de Serbia, país que no reconoce su autonomía y presiona con Rusia como aliado para evitar la secesión reconocida por Occidente.

Shaqiri.jpg
Los botines de Shaqiri con las banderas suiza y kosovar<br>
Los botines de Shaqiri con las banderas suiza y kosovar

Para los dos jugadores, quedó claro, el gol representó algo más profundo que un mero triunfo deportivo.

Temas