-

-

-

-

-

Doble standard: a Sabella se le elogiaba lo que a Sampaoli se le critica

Por: Mariano Fernández
27 de junio de 2018

A Alejandro se lo extraña en la Selección por su pragmatismo para conducir un grupo de estrellas y escuchar sus inquietudes. Si el de Casilda lo intenta emular, para muchos es porque "perdió autoridad".


Si cuidas a tus empleados, ellos cuidarán de tus clientes”. La frase fue inmortalizada por Richard Branson, fundador de Virgin y dueño de uno de los imperios económicos más grandes del mundo. Con esa premisa, el magnate que comenzó con una tienda de discos y cerró su balance de mayo de 2017 con más de 5 mil millones de dólares, construyó su fortuna. ¿La clave? Trabajadores felices.

Felices como Lionel Messi ante Nigeria. El capitán de la Selección volvió a sonreir. Marcó un gol y un cambio. Jorge Sampaoli le preguntó si era positiva la entrada del Kun Agüero y el “10” asintió. Para varios, fue una muestra de que el DT perdió toda autoridad. En otros tiempos hubo situaciones similares que no se juzgaron con la misma vara.

La consulta de Sampaoli a Messi antes de hacer un cambio - T-3.mp4

Muchos técnicos de fútbol llegan con una táctica preferida y eligen los mejores jugadores para llevarla a cabo. Otros, eligen los mejores jugadores y buscan la mejor táctica para que se destaquen.

En la primera de las escuelas estuvo enrolado Marcelo Bielsa. En su Selección de 1999 a 2002, se jugó con un rígido 3-3-1-3 con dos extremos y sólo uno por adentro: Crespo o Batistuta. Hasta el Mundial de Corea y Japón, le fue bien.

En la segunda, se anotó Alejandro Sabella. A pesar de estar estigmatizado para el futbolero lírico por su vinculación con Estudiantes de La Plata, el “Magno” jugó casi siempre con tres mediocampistas distintos -Mascherano de corte, Gago de juego y Di María picando- y tres delanteros que rotaban por el frente de ataque como Messi, Higuaín y Agüero.

En Brasil 2014, hubo dos momentos en los que Sabella siguió la premisa de Branson y escuchó a los jugadores: en el entretiempo del partido ante Bosnia-Herzegovina, contra Holanda y en la final ante Alemania.

Contra los balcánicos había salido a la cancha con su esquema preferido. Era 5-3-2 con Campagnaro como quinto defensor y Maxi Rodríguez en el medio por la banda opuesta a la de Di María. Para el entretiempo, salieron a la cancha Gago y Agüero. Con el equipo “de memoria” de las Eliminatorias llegó la victoria. ¿Críticas? Pocas... Para el futbolero y para los sectores más críticos del periodismo deportivo era un pragmático.

Contra Holanda, el capitán le sugiere que haga ingresar a Agüero por Higuaín que estaba cansado. Sabella mandó a calentar al ex Independiente que ingresó por el "Pipita".

Sabella contra Holanda

Lo mismo ocurrió en la final. Messi se acerca al banco de suplentes e implora: “Poné al Kun Agüero”. Sabella hace caso y saca a Lavezzi, de muy buen partido, para darle lugar al mejor amigo de “La Pulga”. Por entonces nadie hablaba de “la mesa chica”, “el club de amigos” o “el equipo de Mascherano”. Sabella era un estratega que sólo tuvo la mala suerte de que Palacio no le pegara por abajo.

Hasta el 26 de junio de 2018, Jorge Sampaoli era el enemigo público número “1”. Incluso, en la madrugada del 22 de junio se habló de renuncia y reemplazo por parte de su tocayo Burruchaga. El sábado 23 de junio fue el Día Nacional del Rumor Futbolístico. Audios virales, “me dijo un tío del primo”, fotos comprometidas y comentarios de todo tipo rompían la paz de la Selección que tenía chances de lograr lo que terminó consiguiendo: clasificarse.

Mascherano mete mano.mp4

El de Casilda escuchó a los jugadores. Como el intocable Sabella, dispuso dos líneas de cuatro con Marcos Rojo, acierto de quien sea que se lo sugirió, Enzo Pérez y Di María. En lugar de destacar lo pragmático se viralizó una foto en la que Mascherano le indica algo en un papel. Para el futbolero mal pensado es que le estaba armando el equipo. ¿Pedirle un consejo a un hombre que tiene 15 años en la Selección argentina está mal? Para algunos, sí. Para el resultado final y para jugar octavos de final del Mundial de Rusia 2018, no. Que sigan estando felices los empleados del jefe.

Temas