-

-

-

Los que no vimos a Maradona, nuestros hijos y el dilema: ¿es el fin de la era Messi?

Por: Pablo Rodríguez Denis
01 de julio de 2018

Aquellos que pisamos los 30 y no pudimos disfrutar del astro de Villa Fiorito en su esplendor ni ver a Argentina levantando la Copa del Mundo sufrimos esta eliminación por partida doble. ¿De qué le hablaremos a nuestros hijos?

"¿Cómo? ¿Nunca viste a Argentina campeón del mundo?". La pregunta se repite en charlas futboleras, reuniones familiares y en discusiones de oficina. "No, no lo vi". En el 86 no era ni un proyecto y la mística del subcampeonato del 90 la viví entre los barrotes de una cuna. "No, la verdad que no lo vi".

"NUESTRO" HÉROE

Seguramente todos los que estén pisando los 30 años y necesiten del fútbol para respirar se encuentren ahora en esta misma situación. Quizás por eso, la final del Mundial de Brasil 2014 la vivimos tan de cerca: era la oportunidad para cortar la "mufa", para gritar por fin campeón y, sobre todo, para que nuestro héroe terrenal, nuestro Dios mundano, pueda por fin silenciar esas voces que aún le reclaman el título como si les debiera algo.

Pero Messi y compañía no pudieron vencer a Alemania y esa eterna espera se pospuso cuatro años más. Rusia 2018 era la chance. Y tampoco, che. Francia le puso freno a la quizás ilógica esperanza de campeonar y esfumó una nueva chance para Argentina y, sobre todo, para Messi.

messi.jpg

¿Y QUÉ LES VOY A DECIR A MIS HIJOS?

Siempre, cada vez que lo veo jugar con la camiseta argentina y también con la del Barcelona, pienso todo lo que le voy a tener que contar a mis hijos (cuando los tenga) acerca de Lionel Messi.

Les hablaré de sus récords, sus gambetas, sus títulos y de lo que revolucionó el fútbol moderno. Contaré también que amenazó con alcanzar al reinado de un tal Diego Armando Maradona, del que a su vez en su momento me supieron hablar aquellos que sí lo vieron jugar en su esplendor.

Pero claro, ese cuentito que se repite en mi cabeza cada vez que veo brillar a Messi no podrá tener el final que sueño con darle. Una y otra vez. En cada uno de mis pensamientos, el relato imaginario termina con Messi levantando la Copa del Mundo. Una foto inexistente que este sábado en Kazán otra vez se encargaron de romper los villanos de turno, en este caso vestidos de azul, blanco y rojo.

Ese cuentito que se repite en mi cabeza cada vez que veo brillar a Messi no podrá tener el final que sueño con darle

Es por eso que, aunque intente soñar con que Qatar 2022 puede ser una última chance, mis hijos no tendrán el cuento completo, ése que tanto quiero contarles. Y los fanáticos de Messi tampoco podremos silenciar por completo a los oportunistas que se encargan una y otra vez de golpearlo con el ya famoso "para ser más grande que Maradona tiene que ganar un Mundial".

Messi Francia.jpg

¿Y AHORA?

Se vendrán tiempos de reflexión para el mejor jugador del mundo. Seguramente la idea de renunciar a la Selección y de sepultar por completo las esperanzas de quienes lo queremos ver ganar la Copa estará rondando cada vez con más fuerza en su cabeza. Pero no renunciaremos. Ni le exigiremos algo que no nos debe. Porque, pese a la bronca, hay que dejar algo en claro: no nos debés absolutamente nada, Lionel. Ni a nosotros ni a los que te destrozan. Nada.

Los que no pudimos disfrutar de Maradona tenemos en Messi a nuestro "D10s", y eso no podrá borrarlo ni siquiera esta nueva decepción. Pero ese cuento que algún día transmitiré a mis hijos espera por un final feliz que sigue haciéndose desear.

Temas