Camus Hacker fue procesado por trata de personas

03 de julio de 2018

El juez de la causa dispuso la prisión preventiva y un embargó de más de un millón de pesos. También procesaron a su cómplice por abuso sexual agravado.

El juez federal Sergio Torres procesó con prisión preventiva a Emmanuel Carlos Ioselli, conocido como "Camus Hacker", y al técnico informático Gastón Rubén Favale, por "trata de personas" y además le trabó embargos millonarios.

Favale está acusado además de haber abusado de una menor durante los castings laborales truchos que organizaba, por lo que su situación procesal es aún más grave.

Los acusados fueron procesados por el juez Sergio Torres como "coautores del delito de trata de personas, agravado por haber sido cometida mediante engaño y abuso de la situación de vulnerabilidad de las víctimas, por haber sido perpetradas sobre más de tres víctimas, por tratarse éstas de personas menores de 18 años y por haberse logrado la explotación de las mismas, en concurso real con el delito de amenazas coactivas".

camus hacker

Según el fallo que se conoció en tribunales, el juez procesó además a Favale por "abuso sexual agravado por haber sido cometido con acceso carnal, no haber podido la víctima consentir la acción por su situación de vulnerabilidad y haber generado un daño en la salud mental de ésta".

Torres dispuso la prisión preventiva y además embargó por $1.500.000 a Favale y $1.200.000 a Camus.

En el expediente se determinó que Camus contactaba a las víctimas a través de redes sociales, como Instagram, buscando chicas de familias en estado de vulnerabilidad, con problemas económicos, sociales, y las ponía en contacto con Favale.

Este último se presentaba como fotógrafo y productor ante las chicas y en las primeras sesiones, se les pagaba entre $500 y $700, pero luego los pagos eran según las necesidades de las víctimas, ropa, zapatillas, celulares, útiles de escuela.

"Resulta relevante señalar que las víctimas seleccionadas tanto por Ioselli como por Favale poseían un perfil determinado, circunstancia que de ningún modo resulta ser casual, ya que ambos buscaban adolescentes que se encontraran en un estado de vulnerabilidad latente y manifiesta", dice el fallo.

En una de las conversaciones telefónicas entre Favale y un integrante de la organización se escucha por ejemplo "Las que sirven son las que nunca hicieron nada" porque son "más manipulables".

Entre las pruebas hay declaraciones de víctimas, algunas de menores en cámara gesell. “Una amiga mía me dijo que había un señor que sacaba fotos y me daba plata”… “le dije que sí porque yo me quería comprar un celular y no tenía plata y mi familia tampoco", describió una de ellas al explicar que aceptó por ello hacer las fotos.

En uno de los encuentros, la joven, de 17 años fue violada por Favale en un hotel alojamiento, según consta en el expediente.

Temas