Sepultaron los restos de Nelson Mandela en el pueblo de su infancia

15 de diciembre de 2013

El cuerpo del ex presidente de Sudáfrica fue enterrado este domingo en una propiedad de su familia. El adiós final fue íntimo y bajo ritos étnicos tradicionales.

Nelson Mandela fue enterrado este domingo a las 12.45 hora local (7.45 de Argentina) en la aldea de Qunu (sureste de Sudáfrica), tras un funeral de Estado al que asistieron cerca de 5.000 personas.

El ex presidente de Sudáfrica recibió sepultura en estricta intimidad, acompañado únicamente por su familia, sus amigos más cercanos y algunos invitados, informó la agencia local Sapa.

El entierro se produjo tras la conclusión de funeral, cuando el féretro de Madiba (como se conoce a Mandela en su país), cubierto con una bandera sudafricana, fue porteado en procesión por militares de alto rango, blancos y negros, en un ejemplo más del resultado de su vida.

Lo condujeron hacia la ladera de una pequeña colina situada en la finca de Mandela, en las mismas tierras en las que pasó su infancia, y el lugar que siempre consideró su hogar.

Allí aguardaba con tristeza su familia, encabezada por su viuda, Graça Machel y su exesposa Winnie Mandela, esta vez sí, para dar su verdadero último adiós.

Depositado el féretro sobre la tumba, sonaron salvas disparadas por cañones y una formación de aviones de combate sobrevoló la zona, seguida de tres helicópteros de los que pendía gigantescas banderas nacionales.

El silencio llegó hasta la sala de prensa, donde centenares de periodistas callaron para seguir el último camino de Mandela sobre la Tierra.

En la ladera, un capellán militar agradeció en una breve oración, "la vida de Madiba", que definió como un "verdadero camino hacia la libertad".

Nelson Mandela murió el pasado 5 de diciembre en su casa de Johannesburgo rodeado de su familia, tras una larga convalecencia por problemas respiratorios.

   El traslado hacia su ciudad natal.

El cortejo fúnebre, desde el cercano aeropuerto de Mthatha, llegó a Qunu a las 15.56 (hora local), escoltado por un numeroso convoy de las fuerzas de seguridad y saludados por miles de habitantes durante su trayecto.

El baile y los cánticos de agradecimiento a Mandela cesaron de golpe para transformarse en vítores cuando el féretro, escoltado por efectivos motorizados de la Policía Militar, tanquetas del Ejército y dos helicópteros, pasó por delante de quienes esperaban a su héroe a la entrada de Qunu.

La furgoneta negra que llevaba al féretro de Mandela envuelto en la bandera sudafricana se dirigió después con todo el séquito a la casa del ex presidente en la localidad.

Vecinos de Qunu y los pueblos de alrededor, así como visitantes llegados desde todos los puntos de Sudáfrica, agitaron banderas del país y del gobernante Congreso Nacional Africano (CNA) que lideró Mandela.

Unas 4.000 personas, entre ellas una veintena de mandatarios internacionales y dignatarios como el Príncipe de Gales, asistieron en Qunu al funeral de Estado del expresidente sudafricano.

Poco antes de su último viaje a Qunu, el fallecido expresidente recibió un emotivo homenaje en Johannesburgo por parte del CNA en la base aérea militar de Waterkloof, en Pretoria, horas antes de emprender el vuelo de vuelta al hogar de su infancia.

Mandela lideraba el CNA cuando en mayo de 1994 juró el cargo como primer presidente negro del país tras las primeras elecciones libres de Sudáfrica.

Nelson Mandela falleció el pasado 5 de diciembre a los 95 años rodeado de su familia en su casa de Johannesburgo, tras una larga convalecencia por problemas respiratorios.

Temas