"Pido perdón a todos los padres": el mensaje del entrenador de los chicos atrapados en la cueva

07 de julio de 2018

Los 12 niños tailandeses y su entrenador atrapados en una cueva en Tailandia enviaron por primera vez cartas a sus familiares.

El entrenador de fútbol que se quedó atrapado al interior de una cueva parcialmente inundada en el norte de Tailandia con 12 miembros de su equipo, pidió una disculpa a sus padres en la primera carta que enviaron a través de los buzos.

"Gracias por todo el apoyo moral, pido perdón a todos los padres", dice el mensaje que Chantawong envió a las familias, a través de los buzos.

Chicos atrapados Cueva

Antes de este mensaje, se habían publicado dos videos: uno del momento en que los buzos descubrieron al grupo y el otro, en el que se presentaron uno a uno los chicos atrapados. Además, las autoridades trataron de establecer un canal de comunicación telefónica al extender dos kilómetros de cable en la cueva, pero no funcionó.

Sumado a esto, los socorristas dieron otra prueba de vida y publicaron cartas escritas por los niños a sus familias. Bew es uno de los chicos atrapados. Sus padres dirigen un negocio de ultramarinos, por eso, en su carta, escribió: "No se preocupen, papa y mamá. Hace dos semanas que me fui pero volveré para ayudarlos en la tienda".

Pese a este clima de esperanza, un ex buzo de la Marina tailandesa murió durante una operación de abastecimiento en la cueva. Tal como narró el vicegobernador, Passakorn Boonyaluck, había ido a entregar "una reserva de oxígeno pero, a su vuelta, no tuvo suficiente oxígeno".

Niños atrapados en Tailandia
Una madre muestra a los niños atrapados en la cueva<br>
Una madre muestra a los niños atrapados en la cueva

El jefe de los comandos de la Marina, contó que el socorrista "perdió el conocimiento en el camino de vuelta, su compañero de buceo intentó ayudarle y llevarlo". Si bien, su muerte avivó las dudas sobre si una evacuación sin riesgos de los niños es factible, el hombre agregó: "Aunque hayamos perdido a un hombre, seguimos teniendo fe en nuestra misión".

Por su parte, el jefe de la célula de crisis, Narongsak Osottanakorn, también gobernador de la provincia de Chiang Rai, dijo que una evacuación por buceo no era una solución "oportuna": una buena parte de los niños, de entre 11 y 16 años, no saben nadar y ninguno practicó antes submarinismo, lo que complica aún más las operaciones.

De momento, un buzo experimentado necesita once horas para un trayecto de ida y vuelta hasta los niños, seis de ida y cinco de vuelta, gracias a la corriente. El recorrido es de varios kilómetros y tiene algunos tramos angostos.

Temas