Japón se está quedando sin ninjas y ofrecen altísimos sueldos para reclutar nuevos

20 de julio de 2018

Cada año alrededor de 30 mil personas visitan la localidad japonesa de Iga para disfrutar del festival ninja más importante del país: el Iga Ueno Ninja Festa.

La ciudad, de 100 mil habitantes, está considerada la cuna de los shinobi, los conocidos guerreros ninja. Pero tienen un problema muy grave porque cada vez hay menos ninjas.

La noticia se viralizó por el podcast Planet Money de la cadena estadounidense NPR. Sally Herships, una periodista de la cadena que fue a Iga para investigar el tema y disfrutar del festival, se encontró con este problema.

Por este motivo las autoridades de la región japonesa están intentando atraer a jóvenes que quieran convertirse en ninja.

El incentivo es muy atractivo: un sueldo de entre US$23 mil y 85 mil. "En este momento en Iga estamos trabajando arduamente para promover el turismo ninja y obtener el resultado más económico", aseguró Sakae Okamoto, alcalde de la ciudad.

Hay varios motivos por los cuales Japón se está quedando sin ninjas incluso con incentivos tan altos. El primero es el envejecimiento de la población: Japón está sufriendo un grave problema demográfico, ya que muere mucha más gente de la que nace. En segundo lugar, el exilio de los jóvenes de zonas rurales a zonas urbanas con más posibilidades laborales. Esto hizo que la población de Iga envejezca mucho.

También tiene que ver la baja tasa de desempleo que tiene el país, de solo el 2.5%. De esta manera, si ya es difícil encontrar empleados disponibles, más aún lo es encontrar actores ninjas debido a la alta preparación que necesitan. “Ser un ninja no es hereditario. Sin un entrenamiento severo, nadie puede ser un ninja. Eso es por lo que desaparecieron silenciosamente de la historia”, declaró a Reuters en 2008 Sugako Nakagawa, el cuidador del museo de ninjas de Iga.

Temas