-

-

-

Grietas, insomnio y miedo a morir: el drama de vivir cerca del aeropuerto de El Palomar

19 de agosto de 2018

El desgarrador relato de los vecinos que piden mayores condiciones de seguridad ante el temor de accidentes aéreos. "Nadie quiere venir a vivir a un barrio que pasó de ser tranquilo, con buena calidad de vida a tener un avión cada diez minutos", dijeron desde "Stop FlyBondi".

Desde que la línea aérea argentina low cost FlyBondi comenzó sus operaciones en el aeropuerto de El Palomar, habilitado como base comercial para la ocasión, los vecinos de Villa Alemania dicen que viven un martirio. Grietas en la pared, insomnio y miedo a una tragedia son moneda corriente en sus vidas cotidianas.

Avión de FlyBondi
Avión de FlyBondi aterrizando en El Palomar<br>
Avión de FlyBondi aterrizando en El Palomar

El aeropuerto trucho de El Palomar es la ruina para toda la zona. Nadie quiere venir a vivir a un barrio que pasó de ser tranquilo, con buena calidad de vida a tener un avión cada diez minutos”, dijo Lucas Marisi a ADN, el programa de investigación de C5N. El abogado es el líder de un colectivo llamado “Stop FlyBondi” que nuclea a vecinos de la zona.

El grupo inició un amparo en septiembre de 2017 contra la habilitación de vuelos comerciales El Palomar. El fiscal federal Jorge Di Lello le: solicitó al juez Sergio Torres la suspensión de las operaciones. Autoridades gubernamentales y de aviación civil respondieron que tanto el aeropuerto como la "low cost" cumplen con las regulaciones.

El Palomar

Es un desastre. Antes era re tranquilo. Pasaba un avión a la mañana y uno a la noche. Ahora pasa a cada rato. Se me está rajando la pared. Se está cayendo el revoque. Tengo suciedad por los aviones. Tengo miedo de una tragedia”, contó Beatriz desesperada. La mujer es una vecina de antaño del barrio que rodea el aeropuerto.

La mujer mostró grietas cercanas al techo de su vivienda y plantas manchadas con sustancias. “Este barrio es el más perjudicado por los gases contaminantes, el benceno que es cancerígeno. Cada vez que pasa un avión deja una estela de kerosene quemado”, explicó Marisi.

El experimento criminal está terminado. Lo que resta saber es si será clausurado antes o después de una tragedia”, disparó el abogado Marisi.

Mientras tanto, la línea aérea vende pasajes a menos de 200 pesos. Y los agota. A pesar de los fallos judiciales y de las denuncias de los vecinos siguen creciendo.

Temas