-

-

Plantas y animales: cómo hicieron para sobrevivir casi una semana los pescadores perdidos

20 de agosto de 2018

El director del SAME Provincia brindó detalles acerca de cómo hicieron los dos jóvenes para sobrevivir. ¿Qué comieron, qué tomaron y en qué condiciones los encontraron los rescatistas?

Enzo Zárate de 18 años y Lucas Vivas de 20 fueron rescatados el sábado pasado luego de permanecer perdidos durante seis días en una zona pantanosa de Berazategui, a la altura de Hudson.

El director del SAME Provincia, Federico Villagrán, brindó este lunes algunos detalles acerca de cómo hicieron los dos jóvenes para sobrevivir a pesar de pasar casi una semana sin ningún tipo de equipamiento en una zona boscosa y pantanosa, con arroyos que desembocan en el Río de la Plata.

"Nosotros estábamos desde el lunes abocados a la búsqueda. El sábado, a las 13.30 estábamos haciendo patrullaje y uno de los rescatistas escucha ruidos y un pedido de auxilio. Y se dirigen a la zona a pie, porque no se podía acceder con vehículos", explicó Villagrán.

lucas y enzo pescadores perdidos.jpg
Lucas y Enzo, los pescadores perdidos.
Lucas y Enzo, los pescadores perdidos.

Y abundó: "Los encontramos bastante bien, tenían un grado leve de deshidratación y de desnutrición y algunas lesiones por inmersión en miembros inferiores, que tienen que ver con estar en contacto continuo con el agua, que produce maceraciones en la piel. También tenían algún grado de hipotermia. Nada severo que les pueda traer consecuencias".

Según contaron los jóvenes, para sobrevivir comieron plantas y algunos animales que pudieron cazar. "Uno de los chicos tenía algo de conocimiento de supervivencia. También tomaban agua de ciertos arroyos, que no era potable y por eso estuvieron con algo de gastroenteritis leve -explicó el director del SAME Provincia- y luego, para pasar la noche, armaban una cama con plantas y el otro dormía sobre un árbol".

Si bien los jóvenes estaban –en línea recta- a unos 500 metros de la salida, la zona es de muy difícil acceso, muy anegada y es muy fácil perderse. "Es una zona bastante peligrosa para meterse sin equipamiento y solos. Es muy fácil extraviarse porque no hay puntos de referencia. Ellos contaron que se armaron una rutina en la que de noche buscaban resguardo y de día caminaban buscando una salida", dijo Villagrán.

Temas