-

-

Objetivo Bonadio: "quebrar" al ex contador de los Kirchner

21 de agosto de 2018

Víctor Manzanares está detenido con prisión preventiva hace 13 meses y ya rechazó en tres oportunidades suscribir un acuerdo como imputado colaborador.

Abierto el capítulo del circuito financiero del escándalo por supuestos sobornos provenientes de la obra pública con la declaración como arrepentido de Ernesto Clarens, el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli apuntan a una de las ramificaciones del caso vinculadas al patrimonio de la familia Kirchner. Para ello, adelantó Ámbito Financiero este martes, buscarán "tentar" al contador histórico del matrimonio, Víctor Manzanares, detenido con prisión preventiva hace 13 meses en el penal de Marcos Paz en el marco de la causa Los Sauces, instruida por Bonadio y por el fiscal Carlos Rívolo, recientemente integrado al expediente de los cuadernos.

No será la primera vez que se intente "quebrar" al asesor del ex matrimonio presidencial, que en el último año rechazó en tres oportunidades suscribir un acuerdo como imputado colaborador, tras su detención por supuesta obstaculización de la Justicia por haber ordenado pagos de alquileres cuando pesaba un embargo. Precisamente, los emprendimientos hoteleros e inmobiliarios de Cristina Kirchner son uno de los focos de atención que han dejado trascender en tribunales, como una de las múltiples aristas que impedirían que la ex presidente deslinde responsabilidades por la maniobra en funcionarios subalternos, sobre los que tampoco hizo defensa alguna, hasta el momento.

claudio bonadio cristina kirchner

Manzanares fue dejado a su suerte en prisión y cuenta sólo con defensa oficial. Según él mismo declaró ante el juez Julián Ercolini en marzo, ya no tiene relación profesional con la familia Kirchner y todo lo que había firmado fue por expresa instrucción del ex mandatario, a quien ayudaba a confeccionar sus declaraciones juradas. En tres oportunidades, el contador regresó a su celda con los alcances y "beneficios" de acogerse al régimen de delación. En todos esos casos lo rechazó.

Embed

La declaración del ex encargado de las concesiones viales Claudio Uberti como arrepentido volvió a arrastrar el emprendimiento hotelero de Los Sauces a la actualidad porque describió una presunta estrategia para blanquear dinero a través del contratista Relats. Ya se había iniciado una causa por eso que terminó en un sobreseimiento dictado por Ercolini. Uberti prometió regresar esta semana para ampliar sus aportes.

Los operadores judiciales miraron con desconfianza su declaración por haber quedado raleado del poder hace más de 11 años. Y sobre todo por lo que calló en relación con su función como enlace con Venezuela. De todos los "arrepentimientos" sorprende cuando las declaraciones adquieren un "climax" y en ese momento se plantea su desenlace para rubricar los acuerdos. En general, hay ausencia de detalles, lo que hace restregar las manos a los defensores que consideran que todo podrá ser anulado a futuro o que no superará la instancia de un eventual juicio oral. Se miran en el espejo que ofreció el proceso por los denominados "Sobornos del Senado".

Un ejemplo de vaguedad es la primera declaración de Juan Carlos De Goycoechea, considerado el primer arrepentido en homologar su acuerdo por "aportes de campaña" de Isolux. Nunca mencionó quién era el director financiero de la compañía que desde Madrid le habría dado la orden de realizar los pagos. Curiosamente, pese a que el viernes 3 de agosto pactó los alcances de su acuerdo, el lunes 6 solicitó desistir de integrarse al Programa de Testigos e Imputados Protegidos, algo que había solicitado tres días antes. Fue el mismo día en el que se presentaron Javier Sánchez Caballero y Ángelo Calcaterra, de IECSA. La semana pasada, De Goycoechea aclaró que lo de "aportes" era un eufemismo para "coimas".

Temas