Para las concesionarias de autos, 2018 es "el peor año desde 2002"
Por las bonificaciones, lo que venden les deja escasa o nula ganancia. Creían que iba a ser un año récord pero terminará entre los de menos rentabilidad.

Comenzaron el año creyendo que iban a tener el mejor de la historia y ahora aseguran que terminará como uno de los peores. Las concesionarias de autos están en plena crisis. Eso quedó reflejado durante la convención anual de la asociación que agrupa al sector (ACARA) que concentró a más de 600 participantes entre empresarios, funcionarios y economistas.

Según publica Ámbito Financiero, la caída de la demanda desde fines de abril, cuando comenzó a subir el dólar, alteró todos los planes. El mercado en agosto está cayendo alrededor de 28% aunque en los últimos días siempre hay un repunte que puede atenuar la baja pero lo cierto es que será otro mes negativo. De todas maneras, los patentamientos de 0 km se ubican en un volumen de poco más de 60.000 unidades mensuales, lo que hace un número aceptable.

Pero el problema no pasa la cantidad de autos que se venden sino por las ganancias de las concesionarias. "Se da la paradoja de que tenemos un nivel de operaciones todavía bueno pero con 0% de rentabilidad. No sé si vamos a terminar perdiendo plata pero seguro que no vamos a ganar" dijo Dante Álvarez el titular de ACARA. A partir del 2003, el mercado comenzó a recuperarse y, si bien se vendían menos unidades que ahora, en cada vehículo había una ganancia razonable.

Las proyecciones del mercado muestran un marcado retroceso respecto a 2017 cuando se vendieron 900.000 unidades. Para el 2018 se esperaba una cifra similar o aún mayor. Sin embargo, los cálculos ahora son menos optimistas. "Forzando las ventas puede ser que estemos un poco por arriba de los 800.000 vehículos" dijo Álvarez.