-

-

Un sacerdote argentino aparece en el informe de la Corte Suprema de Pensilvania sobre abusos sexuales

24 de agosto de 2018

Carlos Urrutigoity fue párroco de Ciudad del Este, pero fue echado y se tomó un año sabático. Fue mencionado en una denuncia de 2003.

El sacerdote argentino Carlos Urrutigoity figura entre los "300 depredadores sexuales" denunciados en un informe de la Corte Suprema de Pensilvania, en Estados Unidos, que reúne más de mil casos de abuso sexual en la Iglesia Católica.

Urrugoity, de 54 años, es mendocino pero nunca ejerció como sacerdote en el país. En vez se radicó en Estados Unidos, donde fue denunciado en 2002 y 2004 por mala conducta sexual.

De hecho, su nombre aparece en la página 880 del informe presentado la semana pasada por la justicia de Pensilvania, informó el sitio La Nación.

Allí consta el testimonio de un joven que pertenecía a la Sociedad de San Juan, un grupo religioso que funciona en Scranton, Pensilvania.

Bajo el nombre de "John Doe" para reservar su identidad, el muchacho reveló que Urrutigoity se le insinuó sexualmente varias veces y lo manoseó. Aunque sus padres denunciaron al sacerdote, el caso se arregló extrajudicialmente con el pago de 380 mil dólares para la víctima.

En 2008, Urrutigoity se trasladó a Paraguay donde fue nombrado párroco de Ciudad del Este por el obispo Rogelio Livieres Plano, que lo defendió hasta su muerte, en 2015.

Pero en junio de 2015 Urrutigoity fue echado de su puesto justo después del anuncio del Papa Francisco de que se juzgará a los obispos que hayan encubierto casos de abuso sexual, informó en ese entonces el sitio ABC de Paraguay.

El sacerdote mendocino regresó a la Argentina y a su provincia, y estaría radicado en San Rafael, según informó el sitio Mendoza Post en 2016.

Temas