El mercado reclamó medidas con un viernes negro

El plan meticulosamente ideado para desactivar las Lebac terminó de confirmar este viernes el fracaso, con el dólar a 31,49 pesos y ninguna expectativa de que la corrida haya llegado a su fin.

La crisis económica está en un punto en el que ninguna declaración puede revertir la pérdida de confianza. El presidente Mauricio Macri habló varias veces esta semana para culpar a los cuadernos y, por supuesto, siempre una mención al contexto externo. Pero a lo largo de la jornada, el peso fue la única moneda de países emergentes en depreciarse y en la red Twitter todas las opiniones (operadores de mercado, economístas de todas orientaciones ideológicas, incluidos defensores de la política oficial) se destacó la sensación de falta de plan y fin de ciclo del proceso económico.

La crisis cambiaria que lleva más de tres meses (el dólar se apreció 50% desde abril) empieza ahora a trasladarse a la Bolsa (el Merval cayó 5,11%) donde las empresas presentan balances con ganancias menores a las esperadas y una expectativa de que serán peores en los próximos meses. El más castigado este viernes fue el banco Supervielle, que perdió 30% de su valor en una sola jornada. La explicación fue un balance peor al esperado y combinado con la recesión y devaluación el escenario es pésimo para lograr rentabilidad.

El sector financiero fue de los pocos que mostró crecimiento en julio, cuando el nivel de actividad económica se desplomó 6,7% interanual. Pero en la mirada de los inversores, la situación cambiará en poco tiempo cuando las personas y las empresas no puedan responder por sus créditos y la devaluación deprima los resultados en dólares.

Para tener una idea del ajuste que cae sobre la economía argentina, el índice Merval (que refleja la cotización de las principales empresas) perdió 19% en lo que va del año, mientras la devaluación del peso fue de 35 por ciento. Doble impacto sobre los precios. Implica que las empresas argentinas están hoy a mitad de su valor. Tosavía no empezaron las compras hostiles, pero no va a faltar mucho para que se conozcan las noticias de empresas internacionales que "invierten" en el país, aunque solo sea la compra de los activos a bajo precio.

"Si no dan certidumbre en torno al cierre del programa financiero de acá a fin 2019 y siguen vendiendo dólares de reservas frente al desarme acelerado de Lebacs y colocando Letes en pesos de corto plazo, no veo cómo estabilizan riesgo país / dólar", explicó en Twitter el director de la consultora Eco Go, Federico Furiase.

En cada época hubo un negocio asociado a la corrupción. En los '80 fue la promoción industrial; en los '90 la privatización de servicios; en el inicio del siglo la obra pública, y ahora la especulación financiera. Con una gran diferencia, este modelo de valorización financiera que está enriqueciendo a los funcionarios y amigos del poder no va a dejar ni la industria de Tierra del Fuego, ni teléfonos o electricidad, ni autopistas rutas o centrales energéticas. Este modelo solo va a dejar deuda.