Manoseó a una mujer en el tren y ella se defendió: terminó golpeado y detenido
Cansada de soportar el toqueteo del pasajero, la mujer se defendió por sus propios medios hasta llegar a la estación donde intervino la policía.

Carolina Sánchez tomó el tren Roca el viernes 17 de agosto junto a miles de pasajeros que salen de Constitución al final del día, pero en ese viaje tuvo que soportar el abuso de un hombre que la manoseó y le dijo toda clase de guarangadas hasta que ella se le plantó.

"Fueron siete veces que me tocó la pierna frotando su mano, me dio codazos en el costado del estómago para que yo no me hiciera la dormida y le prestara atención a lo que él me decía y hacía. Fue un total de 20 minutos que me lo aguanté", relató la mujer a minutouno.com.

Y 20 minutos fueron suficientes. Sánchez, de 31 años, se defendió del abusador con un golpe certero que lo dejó aplacado.

acosador roca adentro.jpg
La mujer se defendió del abusador en el tren Roca

Después logró retener al abusador en el vagón con la ayuda de otros pasajeros -todos hombres, aclara- y se lo entregó a unos efectivos de la Policía Federal en la estación de Lanús.

El hombre quedó detenido y acusado de abuso sexual simple pero fue liberado unas horas después.

Sánchez confirmó que seguirá el caso por la vía legal. "Que sirva de ejemplo de que las mujeres ya no somos 'el sexo débil' como están acostumbrados a vernos", expresóla mujer, que cuenta con un testigo para sustentar su caso.

"Que sirva de ejemplo de que las mujeres ya no somos 'el sexo débil'", expresó Sánchez

El acoso comenzó cuando el tren ni siquiera había salido de Constitución y ni los auriculares con música en volumen bajo ni los ojos cerrados de Sánchez hicieron desistir al hombre. Luego se convirtió en abuso.

"Aguanté tres estaciones", recordó la mujer, "hasta que la señora adelante nuestro saltó a los gritos porque el tipo también le tocaba la cola a ella. La tocó tres veces. Se ve que en el ínterin que yo lo rechazaba y cerraba mis ojos él aprovechaba tocar a la señora y después a mí", convino.

"El tren venía llenísimo, yo hasta puse mi cartera de costado para que mis piernas quedaran a la vista de todos para que se empezara a ver lo que me hacía el tipo", describió Sánchez. Pero aún así ni un sólo pasajero intervino hasta que ella reaccionó.

"Hasta que la señora le gritó y ahí la apoyé, y reaccioné por mí, por ella y por todas las mujeres. Nadie nos tiene por qué tocar ni lastimar ni traumar", agregó Sánchez, quien dio a conocer su historia en Facebook.