Obesidad, anorexia y bullying: cambiaron su vida y hoy son "gurús" de la comida sana en Instagram
Kevin y Enrico cambiaron sus hábitos alimenticios y ahora son referentes en Argentina con sus cuentas de Instagram. Recetas innovadoras, ingredientes integrales y platos veganos son algunas de las claves de su éxito.

Cada vez son más las personas que deciden llevar un estilo de vida saludable y las redes sociales se han convertido en una vitrina perfecta para encontrar las claves para conseguirlo. A menudo se pueden conocer historias de superación personal, que muestran que con esfuerzo, tenacidad y disciplina se puede ser más sano. Son ejemplos que contagian e inspiran: "Si ellos pudieron, yo también".

Kevin Dillman y Enrico Rapalín son dos jóvenes argentinos cambiaron sus hábitos alimenticios para mejorar su salud y aspecto y se convirtieron en influencers de la comida saludable. Uno lo hizo para ganar unos kilos y el otro para perderlos. Dos inspiradores mensajes reflejados en fotografías.

"Tantos años de haber sufrido bullying, de haber llorado en silencio"

De chico, Kevin (22) tuvo sobrepeso y durante su niñez y adolescencia se la pasó haciendo todo tipo de dietas. Su objetivo no solo era verse mejor y estar saludable: quería dejar de ser el objeto de burla de sus compañeros.


Su lucha no fue fácil, porque siempre que lo intentaba tenía el famoso “efecto rebote” y volvía a subir de peso. Pero fue un año después de terminar la secundaria cuando tomó la decisión de enfocarse y logró bajar 30 kilos.

Kevin

“Hice el famoso 'click' del que todos hablan y tomé la decisión de empezar a llevar un estilo de vida más saludable, esta vez sin dietas simplemente cambiando hábitos. Para ello me informé al respecto a través de libros, páginas web y consultas con nutricionistas”, relató el joven a minutouno.com.

Motivado por conseguir su objetivo, Kevin decidió crear un perfil de Instagram al que llamó @querespodes. “Por unas semanas funcionó como un 'diario de comidas', es decir, subía el día a día de mis comidas. Fue ahí también cuando empecé a experimentar en la cocina, reemplazar y combinar ingredientes para crear recetas saludables. Todo por mi propia cuenta”, explicó.

Embed

Sin embargo, lejos de estar feliz por sus logros y el crecimiento la repercusión que estaba teniendo en redes sociales, Kevin pasó de superar el sobrepeso a la anorexia.

“La vida me sorprendía con uno de los golpes más fuertes que me pudo haber dado. Tantos años de haber sufrido bullying, de haber llorado en silencio. Sumado a eso, problemas personales que surgieron en ese momento me hicieron caer en depresión. Esta enfermedad no sólo me afectó anímicamente sino que también repercutió en mi alimentación y peso al punto de llevarme a la anorexia”, relata con tristeza.

"Esta enfermedad no sólo me afectó anímicamente, sino que también repercutió en mi alimentación y peso al punto de llevarme a la anorexia"

De repente, Kevin perdió las ganas de absolutamente todo, incluso comer. Hasta llegó a pasar semanas sin ingerir alimentos ni beber nada. Tuvo cuadros de deshidratación, anemia, problemas cardíacos y una seguidilla de problemas más se sumaron a la situación por la cual estaba pasando en ese momento.

Llegué a pesar 45 kg midiendo 1.75 cm. Sí, era piel y hueso literal y estaba al borde de una nueva y larga internación, pero fue ahí cuando saqué fuerzas de donde hasta ese momento creía que ya no tenía y decidí lucharla. Me dejé ayudar tanto psicológica como psiquiátricamente y si bien hoy por hoy sigo en tratamiento, ya llegué a mi peso ideal, recuperé músculo y si bien todos los días es un nuevo desafío se podría decir que voy ganando la batalla”, admitió el joven.

Kevin
Kevin Dillman.

“Fueron y siguen siendo tiempos difíciles pero se podría decir que después de tanta oscuridad al fin estoy logrando volver a darle luz a mi vida. Actualmente me encuentro casi llegando a lo que sería mi peso ideal con ayuda de profesionales”, agregó

Kevin decidió enfocarse en pastelería saludable, que es lo que más disfruta, y ya cuenta con más de 56 mil seguidores en Instagram. Su sueño es seguir creciendo, a tal punto que le gustaría tener una canal en YouTube, llegar a la tele y escribir su propio libro acerca de su historia de vida. También quiere iniciar su mi propio microemprendimiento de pastelería saludable.

“Justamente ese es el mensaje que quiero transmitir: que si se quiere, se puede. Que no hay excusa que valga cuando sobran ganas y que hay que pensar en positivo para que se presenten oportunidades que nos acerquen a cumplir nuestros sueños”, aseguró.

Un paso lento, pero seguro

Al igual que Kevin, Enrico Rapalín (23), un joven de Venado Tuerto, ciudad ubicada al sudeste de la provincia de Santa Fe, tuvo obesidad durante su infancia y adolescencia. Cuando estaba en la secundaria llegó a pesar 160 kilos. “Fue cuando me di cuenta que tenía un problema”, contó a este portal.


"La alimentación saludable es un modo de vida que se va adquiriendo de poco, no es una dieta que se cambia de un día para otro".

Motivado por su familia y asesorado por profesionales, intentó varias veces bajar de peso, pero no lo lograba. “A lo mejor yo no era muy consciente, pero era evidente que tenía unos cuantos kilos demás, desencadenado por mi estilo de vida muy sedentario y de una mala alimentación. Realmente comía mucha comida chatarra, también comía en cantidades que no eran las adecuadas para mi edad”, aseguró Enrico.

Ernico.jpg
Enrico Rapalín cambió sus hábitos alimenticios y comparte sus recetas en redes sociales.

Al terminar el secundario, el joven se fue a vivir a Rosario para seguir sus estudios universitarios y fue cuando empezó a ver cambios en su cuerpo. “Creo que el hecho de vivir solo y poder formar mis propios hábitos fue lo que me fue ayudando a bajar de peso”, manifestó.

Aunque el proceso fue lento, logró hacer un real cambio en su vida. Unos años después, se mudó a Buenos Aires y decidió que era el momento de compartir sus hábitos saludables. Fue así como creo su perfil de Instagram @dailydishar, donde comparte todo tipo de recetas sanas.

Embed

En 2016, cuando empezó con la página, no se sentía muy seguro. Pero poco a poco fue adquiriendo las herramientas para enfocarse y generar contenido que le brinde ideas a sus seguidores para comer de una forma saludable.

Tal es así que el gusto por lo que hace lo llevó a cambiar de profesión: es diseñador integral y ahora estudia nutrición. “Me encanta la idea de difundir esto y ayudar a más gente que puedan entender que alimentación saludable es un modo de vida que se va adquiriendo de poco, que no es una dieta que se cambia de un día para otro”, explicó.

Su cuenta fue lentamente ganando seguidores y hoy cuenta con más de 38 mil, aunque su intención es llegar a muchas más personas. Con el proyecto en marcha y con los objetivos claros, decidió también dictar cursos sobre alimentación saludable.

Ernico
Enrico Rapalín.

“El primero que dio fue el 11 agosto en Capital y salió mucho mejor de lo pensaba”, contó. En un futuro espera ir a otras ciudades. “Mucha gente me reclama en Rosario, Córdoba, en Mar del Plata y también Uruguay. Ese es un sueño que quería cumplir con la página”, agrega.

Enrico y Kevin son una fuente de inspiración y motivación para miles de personas que los siguen a través de sus cuentas en redes sociales. Ambos plantean no hacer dietas, sino mantener una alimentación consciente y cuidada para que los resultados sean duraderos.