-

-

Con dos salarios mínimos no se llega a cubrir la canasta básica

28 de agosto de 2018

En apenas un año, la pérdida del poder adquisitivo determinó que una familia tipo con haberes equivalentes a dos sueldos básicos quede por debajo de la pobreza.

La caída del salario es una realidad que golpea con dureza a los sectores más vulnerables. El poder adquisitivo de los jubilados bajará este año entre 8 y 10 puntos dependiendo de cuánto termine siendo la inflación. A su vez, los gremios que cerraron paritarias por el 15% perderán cerca de 15 puntos de no lograr algún tipo de compensación adicional.

Y el deterioro del Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM) es también notorio porque la nueva suba está por debajo de la inflación. Así, mientras hace un año una familia tipo que contaba con dos ingresos equivalentes a dos sueldos básicos lograba estar por encima de la línea de la pobreza, este año ya no le alcanzan y sigue siendo pobre.

Embed

Así lo revelan los números del INDEC. En julio de 2017, la línea de la pobreza para una familia tipo se ubicaba en los 15.025 pesos. Si esa misma familia tenía ingresos equivalentes a dos SMVM, (que en julio del año pasado era de 8.860 pesos) lograba superar la línea de la pobreza por unos 2.700 pesos. Ese hogar tenía ingresos un 17,94% por encima de la línea de la pobreza.

Sin embargo, un año más tarde, en julio de 2018, esa misma familia con ingresos equivalentes a dos salarios mínimos cobraba 20 mil pesos mientras que la línea de la pobreza medida por el INDEC para ese mes subió a 20.134 pesos. De esta forma, sus ingresos quedaron casi un punto (0,67%) por debajo de la línea de la pobreza.

En apenas un año, ese hogar cayó en la pobreza a causa de la desbandada de la inflación, la incapacidad de los salarios para seguirle el ritmo y de un gobierno que celebra ante banqueros e inversores extranjeros la caída del salario real.

Triaca dispuso de manera unilateral un aumento del Salario Mínimo, Vital y Móvil que llegará a 12.500 pesos recién en julio del próximo año

El Ministerio de Trabajo de la Nación terminó de pulverizar días atrás el SMVM al actualizarlo muy por debajo de la inflación esperada para este año que, según analistas privados, se ubicará en torno al 35%.

La reunión del Consejo del Salario celebrada a comienzos de agosto terminó sin acuerdo y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, laudó y dispuso de manera unilateral un aumento del SMVM del 25%. Muy por debajo de la inflación.

De esta manera, el salario mínimo que en julio llegó a los 10 mil pesos subirá un 7% en septiembre, un 6% en diciembre, otro 6% en marzo y el último tramo, también del 6% completará el 25% dispuesto por el gobierno de Mauricio Macri y que llevará el SMVM a 12.500 pesos recién dentro de un año.

Lo dijo el vicejefe de Gabinete Mario Quintana, hace apenas unos días ante banqueros e inversores de Wall Street a quienes intentaba convencer para que no cortaran el cada vez más exiguo flujo de dólares. "Hay mejoras en el frente fiscal que no se pueden anunciar porque nos perjudicaría en lo político, como por ejemplo la caída del salario real", anunció exultante Quintana.

Temas