Se cumple un mes de la trágica explosión de la escuela de Moreno y sigue la falta de controles

02 de septiembre de 2018

Lo denunció Luciano Casaux, director de un establecimiento de la zona. "Mandan inspectores para ver si hay paro, pero los encargados de la seguridad no vienen nunca", sostuvo.

Hace un mes explotó una garrafa de gas en la escuela Nº49 de Moreno. Era muy temprano en la mañana, justo antes de que llegaran los alumnos, y sólo la vicedirectora y el auxiliar se encontraban en el edificio preparando el desayuno para los chicos.

Sandra Calamano y Rubén Rodríguez fueron las únicas víctimas de la explosión que arrasó la escuela. Su muerte dio lugar a una serie de protestas de vecinos en Moreno, incluidos los padres, docentes y alumnos de la institución.

"Mandan inspectores para ver si hay paro, si tenemos la escuela abierta o si los docentes vienen a clases, pero los inspectores encargados de la seguridad no vienen nunca", contó a minutouno.com Luciano Casaux, director de la escuela N°2 del barrio Zapiola que participó de la asamblea.

Tras la explosión, el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) ordenó que se hagan inspecciones de seguridad en todos los establecimientos educativos, oficiales y privados de todos los niveles existentes en el país, pero hasta el momento no hubo novedades sobre ese estudio.

El episodio le costó el cargo a ahora ex director de Infraestructura Escolar bonaerense, Mateo Nicholson, quien presentó su renuncia tal como lo hizo el por entonces interventor del Consejo Escolar de Moreno, Sebastián Nasif.

Al margen de la responsabilidad política de los funcionarios locales, el primer imputado en ser detenido fue el gasista Christian Ricobene, quien había revisado la instalación de la escuela a pesar de tener la matrícula suspendida para ese trabajo.

Ricobene ya fue excarcelado, pero dio su testimonio sobre las estufas en mal estado dentro del edificio. La Fiscalía General del Departamento de Moreno estableció que "la explosión tuvo su génesis en un escape de gas producido en la 'salita de cambio de funciones'".

Los docentes de Moreno denunciaron que apenas se produjo la explosión las autoridades realizaron un vaciamiento del Consejo Escolar de Moreno, que los interventores "se llevaron expedientes para limpiarse".

Las protestas y reclamos siguen en pie a un mes de la tragedia que le costó la vida a dos personas, pero todavía no hay una acción concreta ni un compromiso de las autoridades para subsanar la situación edilicia del municipio.

Temas