Definiciones políticas y datos económicos juegan la semana

Por: Fernando Alonso
10 de septiembre de 2018

CHAPA FERNANDO ALONSO FIRMA

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) dejó en claro este lunes que está dispuesto a jugar en las mesas de dinero donde se resuelve el valor del dólar y dejar definitivamente atrás la recomendación de cumplimiento obligatorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) para realizar subastas de divisas que convaliden el precio de mercado sin capacidad de influir en su cotización. No le costó muchas reservas hacerlo, las suficientes para ponerle un techo a la escalada de la divisa, que en la apertura subió 40 centavos para regresar a los 38 pesos por unidad, y dar un inicio más calmo a una semana de definiciones políticas y datos económicos que pondrán en mejor perspectiva la suerte del Gobierno para los próximos meses.

Este martes es la parada principal, con la reunión del presidente Mauricio Macri con la mayoría de los gobernadores, del oficialismo y la oposición, en una foto armada para demostrar el respaldo político a la política de ajuste fiscal que se plasmará en el Presupuesto 2019 que esta semana debería ser girado al Congreso. Pero, antes estarán las negociaciones y del resultado final se sabrá si los gobernadores cedieron a la presión de la Casa Rosada o el Gobierno acepta las imposiciones de la oposición que busca hacer pagar costo político a Cambiemos por el recorte del gasto para alcanzar el déficit cero.

La discusión pasa por los dos frentes, el de ingresos y el de gasto. Cuanto más ingresos se obtengan por la aplicación de nuevos impuestos menor será el ajuste sobre el gasto necesario para eliminar el déficit. El punto de partida fue muy ambicioso para la administración de Macri: reducir el gasto 500 mil millones de pesos entre Nación y provincias sin tocar los impuestos, en especial para cumplir la promesa del Presidente de no resinstalar las retenciones. Los gobernadores opositores aceptaron parte del recorte, en una proporción establecida de dos tercios Nación y uno provincias, pero exigieron que también se suban impuestos a las exportaciones del campo, a las ganancias de las empresas y al patrimonio declarado en el exterior. Además de poner fin al compromiso de reducir impuestos clave como Ingresos Brutos o Sellos.

A horas de la foto, la letra chica de ese acuerdo todavía no se alcanzó y abre dudas sobre la posibilidad de contar con el respaldo necesario para aprobar el Presupuesto en el Congreso antes de fin de las sesiones ordinarias. En parte, las dificultad está en que paralelo a la elaboración del Presupuesto se llevan adelante las negociaciones con los técnicos del FMI para alcanzar un nuevo acuerdo después del fracaso del primero a poco más de tres meses de firmarlo. Cada letra que se firme con el Fondo debe estar reflejada en el Presupuesto. Y si una negociación no terminó, la otra también sigue abierta.

Por eso la necesidad del BCRA de calmar al dólar. El presidente del Central, Luis "Toto" Caputo, es el encargado de lograr estabilidad mientras dure las negociaciones.

El miércoles se conocerá el dato de la inflación de agosto, que el consenso ubica entre 3,5% y 4%. Si bien es un "dato viejo" frente a la aceleración de la inflación en septiembre, cualquier desvío de los pronósticos tendrá alta influencia sobre la cotización no solo del dólar sino también de bonos y acciones. Con el Riesgo País arriba de los 770 puntos, cualquier mala noticia dispara nueva ventas de títulos públicos que agravan las condiciones financieras del país.

También este miércoles se concretará la licitación de Letes (Letras de Tesorería) con el propósito de renovar vencimientos por cerca de 900 millones de dólares. La Secretaría de Finanzas prometió una tasa de 7% para los que se queden otros seis meses. Si finalmente no llega a esa cifra será visto como una señal de confianza en la capacidad del equipo económico de refinanciar los vencimientos de deuda y despejar cualquier duda para lo que resta del año. Si en cambio, el mercado le pide más tasa estará mostrando el nivel de desconfianza.

Caputo logró frenar la escalada del dólar en el arranque de la semana. la duda está si con el correr de los días las noticias políticas y económicas le dan un nuevo impulso a la divisa o el Gobierno logra un nuevo veranito aprovechando la llegada de la primavera.