Alto riesgo, suba de tasas y devaluación: lo que nadie dice del "hot sale" de dólares
La licitación de Letes promocionada como una oportunidad para adquirir moneda estadounidense a bajo precio esconde algunas cuestiones inquietantes para los ahorristas y el país. Conocelas.

chapa julian guarino firma.jpg

¿Dólares baratos? ¿Cuántos quiere? En los últimos meses, y como una manera de financiarse y conseguir divisas, el Gobierno emitió las Letras de Tesorería (Letes). Eran una alternativa interesante para aquellos que querían dolarizarse, ya que estos bonos se podían suscribir en pesos al tipo de cambio mayorista (que siempre es más bajo que el minorista) y a eso se le sumaba una tasa del 2% anual.

Ese rendimiento hoy podría llegar al 7% en 6 meses, debido al incremento de la percepción de riesgo. Se trata de una de las tasas más altas del mundo, lo que ya arroja algunas señales de alerta.

El vencimiento que operará en las próximas horas de unos US$ 900 millones bien podría ser enfrentado por el Gobierno de una forma sencilla: poniendo la plata y pagándole al inversor. Pero como el FMI le prohibió al ministro Dujovne utilizar los dólares producto del préstamo para cancelar deuda, el Gobierno tiene que convencer a los inversores de que renueven esa deuda.

Si la percepción del riesgo hoy es mayor a la que se tenía hace algunas semanas, entonces sube el precio que se le pide el inversor por prestarle su dinero al Gobierno. Por eso se pagará la tasa más alta del mundo para renovar esa deuda. Para tomar una referencia, en un contexto donde sube el riesgo, empresas como YPF y otras salieron a recomprar su deuda en lugar de renovarla o salir a emitir nueva. Eso debería hacer el Gobierno, incluso con el dinero del FMI. Pero no.

No es un "hot sale" de dólares.

El inversor debe tener en cuenta que le pagan una tasa alta porque existe un verdadero riesgo. Pero además, existen consecuencias. Por ejemplo, como la Argentina tiene bonos soberanos emitidos en dólares, es probable que el resto de los títulos termine acomodándose a este nuevo parámetro. Si un bono a 2 años pagaba una tasa del 8% anual, es probable que termine siendo vendido por el inversor, que ahora ve que una tasa del 7% por una Lete que vence en 6 meses. La venta del bono largo hace que su precio caiga, y se eleve, a la vez, su rendimiento. Esto dispara la suba del riesgo país de la Argentina.

Por otro lado, no sólo se eleva el riesgo país, sino que también suben las presiones de la deuda que Argentina tiene que pagar (por la Lete, por ejemplo, antes pagaba 2% y ahora va a pagar 7%). Además, esos intereses se pagan en dólares (que hay que comprar con pesos emitidos o pagar con dólares de la deuda), lo que suma presión sobre la cotización de la moneda estadounidense a nivel local.

Por último, como pasa también cada vez que se devalúa la moneda, se trata de un mecanismo de transferencia de riqueza de aquellos sectores asalariados que ganan en pesos a aquellos que, con dinero disponible pueden poner su dinero en Letes al 7% y van a recibir su tasa de interés.