-

El fiscal Rívolo pidió desestimar una denuncia contra Oyarbide

11 de septiembre de 2018

Es sobre supuestas amenazas y distintos sucesos que habrían ocurrido cuando el entonces magistrado sobreseyó a los Kirchner por enriquecimiento ilícito.

El fiscal federal Carlos Rívolo se pronunció por desestimar una denuncia que se inició a partir de la declaración del ex juez Norberto Oyarbidesobre supuestas amenazas y distintos sucesos que habrían ocurrido cuando el entonces magistrado sobreseyó a los Kirchner por enriquecimiento ilícito.

A pesar de denunciar supuestas amenazas, el mismo Oyarbide dijo luego a la justicia que de todas maneras, el sobreseimiento del matrimonio Kirchner se resolvió conforme a derecho y que nadie torció su voluntad.

Para el fiscal Rívolo no hay pruebas suficientes para sostener que se cometió un delito contra el ex juez.

Oyarbide, cuando declaró como imputado en la causa por los cuadernos del chofer Oscar Centeno ante el juez Claudio Bonadio, dijo que sufrió una amenaza de muerte en el restaurante el Mirasol en el paseo de la Recova.

De acuerdo a lo que contó el ex magistrado, en una fecha que no precisó, fue a almorzar a ese restaurante, y cuando fue al baño se le acercó un desconocido y le apoyó un cuchillo tipo tramontina en su espalda.

"Vos merecés morir porque sos un sorete por haber sobreseído a los máximos delincuentes de este país y sabes muy bien de quien te hablo", le dijo el desconocido, según recordó Oyarbide.

El ex juez dijo ante Bonadio: "Pensé que ese era el minuto exacto de mi muerte".

Luego de declarar en la causa cuadernos, Oyarbide dijo a los medios que "le apretaban el cogote” para resolver el sobreseimiento de los Kirchner por enriquecimiento ilícito, lo que ocurrió en 2009.

Cuando se presentó ante el fiscal Carlos Stornelli, el ex juez dijo que previo a decidir tuvo una reunión con el entonces titular de la Auditoría General de la Nación, Javier Fernández y con el agente de la SIDE Horacio Jaime Stiuso.

El ex juez dijo que esa reunión fue en oficinas de Avenida Córdoba y Maipú, y que tanto Fernández como Stiuso le pidieron que resuelva la situación de los Kirchner cuanto antes.

"Me solicitaron que resuelva la causa ese mismo fin de semana. Yo respondía que yo era un ser humano, que tenía que evaluar la prueba, analizarlo, verlo, con mis ojos y con los secretarios. No era algo tan sencillo como ellos me lo pedían”, dijo Oyarbide.

“Ellos querían ese día o ese día. La orden partía directamente de Néstor Kirchner, así me lo refirieron ellos. Ambos llevaban la voz cantante, es decir Cristina y Néstor Kirchner", dijo Oyarbide sobre esa reunión.

Sin embargo, Oyarbide aclaró que ese encuentro “no torció" su voluntad y que resolvió el sobreseimiento de los Kirchner "conforme a derecho con prueba" que tenía en ese momento.

Sobre el episodio de la amenaza, el fiscal Rívolo dijo que son "insuficientes" los datos aportados por Oyarbide luego de tantos años de ocurrido el hecho. El juez nunca dio precisiones.

En cuanto a la reunión que dijo tener con Stiuso y Fernández, la fiscalía consideró que el propio juez dijo que ninguno torció su voluntad y que resolvió el sobreseimiento de los Kirchner conforme a derecho.

Por ello, Rívolo pidió desestimar ambos hechos.

Temas