El FMI pide más ajuste para aprobar el nuevo acuerdo

Por: Fernando Alonso
11 de septiembre de 2018

CHAPA FERNANDO ALONSO FIRMA

El gobierno de Mauricio Macri obtuvo este martes la foto y compromiso público del conjunto de los gobernadores de no obstruir la sanción del Presupuesto 2019 con déficit cero, aunque esa promesa no se traduce en un apoyo ni en un condicionante para la discusión que tendrá que darse en el Congreso, donde ni en Diputados ni en el Senado los legisladores responden linealmente a los pedidos de sus gobernadores. Hay que ver si la foto alcanza para destrabar las negociaciones en Washington, donde los técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI) quieren algo más que señales políticas y esperan un presupuesto aprobado, con equilibrio fiscal y fundamentalmente, creíble en los términos par su cumplimiento.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, dejó ayer una declaración al diario británico Financial Time que se pareció a una advertencia. "Si el presidente Mauricio Macri incluye reformas serias en su plan, entonces lo veremos, evaluaremos el impacto en la situación macroeconómica de Argentina determinaremos la sostenibilidad de la deuda y trabajaremos con ellos", dijo.

macri gobernadores presupuesto 2019.jpg

No hay forma de desprender de las declaraciones de Lagarde que el nuevo acuerdo con el FMI incluye el adelanto, para el próximo año, de los desembolsos que estaban inicialmente previstos para 2020. El problema radica en si el mercado hace esa misma consideración y en vista de una complicación renueva la apuesta en contra del peso argentino y provoca otra corrida como la que produjo la última devaluación de la moneda nacional.

Después de un lunes calmo gracias a la intervención de Luis "Toto" el Messi de las finanzas Caputo vendiendo dólares del Banco Central para satisfacer la demanda y orientar el precio, el martes la divisa volvió a trepar y obligó a duplicar el esfuerzo del Central. Por ahora, sube cada día un escalón y se acerca a los 39 pesos que llegó hace dos semanas en medio del pánico de la City porteña.

Pasó la reunión de gobernadores y la foto en la Casa Rosada, aunque solo se quedó el filooficialista salteño Juan Manuel Urtubey para la conferencia de prensa que debía transmitir los compromisos alcanzados, que se quedaron por ahora en expresión de deseos. No hay por lo tanto acuerdo técnico. No se sabe qué impuestos quedan, cuáles suben y cuáles bajan. Qué partidas serán recortadas. Si los subsidios pasan todos o en parte de Nación a provincias. Demasiadas dudas todavía.

El Gobierno no difundió las bases del Presupuesto 2019. Sólo se conocen las proyecciones de este año como punto de partida: inflación de 42% y dólar de 38 pesos. A partir de ahí empezaron todas las proyecciones. El grado de veracidad que tengan será determinante para que el FMI ratifique el apoyo con la firma de un nuevo acuerdo. Según algunas versiones, se considera un dólar a 42 pesos para diciembre de 2019. Eso es menos que el ajuste por inflación prevista de 17% para el próximo año en el acuerdo original y que se elevaría a 20% en esta nueva versión. Sería la primera inconsistencia.

"El Fondo está analizando si las medidas de austeridad de Macri generarán el prometido equilibrio fiscal un año antes de lo previsto originalmente. El FMI también sopesa las medidas de reforma económica y su impacto en la economía", dijo también Lagarde al FT. En los términos diplomáticos, reforma económica implica flexibilización laboral, reducción de jubilaciones y liberación total del mercado de cambios, por ejemplo. ¿Pasará todo eso por el Congreso? Suena demasiado hasta para el optimismo del Presidente.