Advierten que la inflación de 2018 llegaría al 45% y se encamina a ser la más alta del siglo XXI

16 de septiembre de 2018

Sin una reapertura de paritarias, los salarios reales caerían más de 10% en el segundo semestre del año. Los analistas prevén además que el aceleramiento de los precios continuará incluso durante 2019.

Según un informe de la consultora económica Ecolatina, la inflación de 2018 se encamina a mostrar la tasa más alta desde 1991. De acuerdo a sus proyecciones, rondaría 45% este año, "si no se materializa un nuevo salto cambiario".

Tras la hiperinflación de 1989 ,que disparó los precios un 3.079,5% en apenas un año y otro 2.314% en 1990, la marca más alta de inflación de dos dígitos se había registrado en 1991 cuando llegó al 84%.

Desde entonces, la inflación había emprendido un sostenido camino a la baja hasta la salida de la convertibilidad en medio de la profunda crisis económica, política y social y una brutal devaluación del peso que disparó la inflación en 2002 hasta el 40,9%. En 2014 también hubo otro salto notorio de los precios y la inflación cerró ese año según un promedio de las consultoras privadas en 39%.

Embed

Este año, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), la inflación trepó 3,9% en agosto, su mayor registró en lo que va de 2018, acumulando 24,3% en los primeros ocho meses, y con una variación de 34,4% respecto a agosto 2017.

Sin embargo, en Ecolatina prevén que la suba de precios se acelere en septiembre y octubre producto del salto del dólar de más de 20% a fines de agosto. Estiman que terminará el año en 45%.

Al respecto, el índice de precios de Ciudad de Buenos Aires de la consultora trepó 6,2% en la primera quincena de septiembre respecto a la primera quincena de agosto. El principal factor de la aceleración fue la disparada del dólar, seguido por la suba de combustibles y las tarifas, que treparon 6,3%.

Macri y la inflación.mp4

"Si bien el motor-dólar continua siendo el principal impulsor de los precios, tras varios meses de inflación de por lo menos 3% mensual la inercia pasa a ocupar un rol central: precios que suben para no ceder terreno frente a otros que subieron antes. Cabe destacar que esta dinámica puede retroalimentarse en los próximos meses, a medida que los precios vayan incorporando la totalidad de los efectos del reciente salto cambiario", consideran los analistas.

En este marco, sin una reapertura de paritarias, los salarios reales caerían más de 10% en el segundo semestre del año.

Temas