¿Es mejor ser visitante? La insólita racha de los Superclásicos

24 de septiembre de 2018

Según las estadísticas la localía no pesa. Incluso se puede convertir en un elemento desfavorable. Al menos así resulta para los Boca - River de los últimos años.

Desde el año 2012, en el que River volvió a Primera División tras su paso por la B Nacional que se da una curiosidad en el Superclásico: no pesa la localía.

Desde entonces se disputaron trece partidos entre los dos equipos más populares de la Argentina y sólo una vez ganó el dueño de casa. Fue en 2015 por el campeonato largo de ese año. Boca venció 2 a 0 con tantos de Pavón y Pablo Pérez.

El de ayer fue el cuarto triunfo consecutivo del visitante. Boca ganó las últimas dos veces que fue al “Monumental” y el “Millonario” se llevó los tres puntos de la “Ribera” en idénticas oportunidades.

Embed

¿La presión del público juega en contra? Los resultados demuestran que sí. A este dato hay que sumarle que desde junio de 2013 no hay visitantes por lo que de los 13 Superclásicos que se disputaron desde el regreso de River a la máxima categoría, apenas dos fueron con las dos parcialidades.

El “Millonario” sólo se fue victorioso del Antonio Vespucio Liberti en torneos internacionales. En la Sudamericana 2014 y en la Libertadores 2015 fueron sendos 1 a 0. Penal de Barovero y “Panadero” mediante, respectivamente, eliminó al Xeneize.

Temas