Una tregua para medir el éxito de la nueva tablita cambiaria

Por: Fernando Alonso
05 de octubre de 2018

Un análisis sobre por qué recién este lunes, con el resultado de las elecciones en Brasil, se podrá empezar a evaluar las políticas del FMi que aplica el Banco Central.

CHAPA FERNANDO ALONSO FIRMA

Una semana de dólar casi calmo. Apenas un día, el miércoles, se escapó un poquito pero después volvió a la senda descendente con la que arrancó la semana. En el Gobierno salieron este viernes, al cierre del mercado, a festejar. El peso fue la moneda que más se revaluó en la última semana, 9,10% desde el viernes 28 de septiembre, cuando lanzaron la nueva política monetaria. Claro que se pareció demasiado a una victoria pírrica: consolidaron una tasa de referencia de 74%, remuneran los encajes bancarios, subsidian la tasa de los plazos fijos y arrasaron con la economía real.

Macri Dolar vuelo.jpg

Aún así, después de evaluar el costo, en el equipo económico está la convicción de que fue un primer éxito y hasta destacan la transparencia y previsibilidad de la política monetaria frente a lo que ahora consideran una conducción personalista de Luis "Toto, el Messi de las finanzas" Caputo, despedido después de oponerse a los términos del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que instauró las bandas de flotación, con piso de 34 pesos y techo de 44 pesos, actualizable cada día a una tasa de 3% mensual hasta fin de año.

La política monetaria y cambiaria sólo tuvo un traspié el miércoles, cuando subió la tasa de los bonos de Estados Unidos y sacudió a todos los mercados emergentes y siempre un poquito más a Argentina. Este domingo tendrá una prueba más exigente: las elecciones presidenciales en Brasil, donde disputan Fernando Haddad -del frente liderado por el Partido de los Trabajadores de Luiz Inácio Lula da Silva- y Jair Bolsonaro, un extremista de derecha que entre otras políticas xenófobas amenazó con romper definitivamente el Mercosur. Ninguno de los dos candidatos con más chances seducen a los mercados, aunque Bolsonaro logró rodearse de una derecha empresaria que puede ayudarlo a superar el primer temor.

Monedas emergentes.jpg
<p>El gr&aacute;fico que muestra al peso como la moneda emergente que m&aacute;s se apreci&oacute; y que festeja el gobierno nacional</p>

El gráfico que muestra al peso como la moneda emergente que más se apreció y que festeja el gobierno nacional

En cualquier caso, recién en la mañana del lunes se empezará a ver cómo afectó la elección a la monedas emergentes y especialmente al peso y qué tan exitosa es la política del FMI implementada desde el BCRA para evitar otra etapa de la corrida que arrancó en abril, cuando el dólar estaba a $20 y encontró una semana de calma con el dólar ahora a $39.

En cualquier caso, resta saber si el mercado que le otorgó una semana de tregua lo hizo porque confía en la nueva estrategia de transparencia y previsibilidad que impuso la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, o simplemente le están tomando el tiempo y aprovechando el nuevo carry trade, la clásica bicicleta financiera, sabiendo que pueden aprovechar la tasa de 74% con la garantía de que el dólar tendrá techo y nunca la devaluación será superior a la tasa de interés.

Es la misma estrategia de "construir credibilidad" que llevó adelante Federico Sturzenegger, el primer presidente del BCRA de la administración de Mauricio Macri, mientras alimentaba la bomba de las Lebac que cuando explotó se lo llevó puesto y dejó al país al borde de la hiperinflación.

¿Qué puede ser distinto entre la política de construir credibilidad y las Lebac de Sturzenegger y la política de transparencia y previsibilidad y las Leliq a siete días de Guido Sandleris? En la determinación de esas diferencias y en la credibilidad que transmitan está el secreto del éxito del plan. Por ahora, parecen más las semejanzas que las diferencias. En el equipo económico destacan que ahora las Leliq solo están en mano de bancos, a los que se puede obligar a refinanciar (de hecho, figuran como encajes remunerados), y que no crecerá el circulante (la nueva emisión será neutralizada con más Leliq).

El lunes, con el resultado de la primera rueda de las elecciones generales de Brasil, empezará a evaluarse qué tan exitoso es. De todas maneras, ni antes ni después se pensaron medidas para estimular a la economía real; todo lo contrario, parte del éxito que busca el Gobierno está en generar una brutal recesión en la que nadie piense más en el dólar.

Temas