Los industriales vuelven a la carga contra el modelo de Macri

Por: Fernando Alonso
09 de octubre de 2018

CHAPA FERNANDO ALONSO FIRMA

La Unión Industrial Argentina (UIA) volvió este martes a cuestionar la política económica con una especial advertencia: señaló que el esquema monetario acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) podría extender las tasas elevadas durante más tiempo que el esperado, complicando la sostenibilidad del entramado pyme e industrial. El análisis alarmista fue compartido por el propio FMI, que este mismo martes también presentó las "Perspectivas de la economía mundial" y reconoció que Argentina tendrá una recesión de 2,6% este año y 1,6% el próximo "debido a las recientes perturbaciones en el mercado financiero, las elevadas tasas de interés reales y el más rápido avance en la consolidación fiscal impuesta por el Acuerdo Stand-By".

No es extraño que coincidan en el análisis de las consecuencias de la política económica que lleva adelante el Gobierno de Mauricio Macri. Las diferencias surgen al momento de proponer medidas para recuperar la economía y regresar a la senda del crecimiento. Para el FMI "en Argentina se requieren ajustes fiscales significativos en una etapa inicial para reducir la carga del financiamiento federal y situar firmemente la deuda pública en una trayectoria descendente", la vieja receta de primero ajustar y después en algún momento y cuando los mercados lo consideren oportuno, llegarán las inversiones y la bonanza. Desde la UIA se ve otra realidad: están preocupados por la "profundización de la caída de las ventas, el incremento del costo del crédito –con tasas que complican el acceso a capital de trabajo– y el descuento de cheques que está generando dificultades en la cadena de pagos" y´señalan que las pymes, especialmente en el interior del país, no están en condiciones de absorber aumentos retroactivos en el costo energético, a partir de lo dispuesto por la Secretaría de Energía que dispuso que paguen los consumidores y no las distribuidoras el aumento del costo de gas entre abril y septiembre por la devaluación del peso.

Aunque los industriales se alejaron de las críticas públicas, en cada reunión de la mesa directiva de la UIA llegan los reclamos de los representantes del interior y de las distintas ramas que se ven reflejadas en el comunicado de prensa. La UIA proyecta una caída de la actividad de 4,8% para el bimestre agosto/septiembre y de 5% para el último trimestre del año, de tal manera que la producción fabril cerrará 2018 con una caída de 2,3%.

En la autocrítica, el FMI dijo que "el endurecimiento de las condiciones financieras mundiales, sumado al escándalo de corrupción interna y la persistente incertidumbre en torno al éxito del plan de estabilización en el que se basa el programa con el FMI, han contribuido a la volatilidad de los mercados financieros" y como si se tratara solo de un analista y no de responsables de las políticas implementadas, añadió que "pese a un incremento de la tasa de política monetaria de corto plazo en 2.000 puntos porcentuales y a varios aumentos del encaje legal, el peso argentino se depreció más de 40% en términos efectivos reales entre febrero y mediados de septiembre, las cotizaciones de las acciones volvieron a caer y los diferenciales de los títulos soberanos aumentaron a más de 700 puntos básicos".

Como en cada informe, también considera que "las reformas deberán asegurar que los beneficios derivados de un crecimiento más fuerte y sostenido se extienden a todos los sectores de la sociedad" pero no lo propone lograr a través del desarrollo del país que genere empleo de calidad sino que quiere "reforzar la red de protección social, entre otras formas rediseñando los programas de asistencia social".

Esta semana comenzaron a renovarse los primeros vencimientos de Leliq, el título del BCRA que reemplaza a las Lebac y que por su funcionamiento equivalen a encajes remunerados. El lunes, en la renovación colocó otros 10 mil millones extra de pesos, con dos puntos más de tasa. En la del martes, se amplió en 7.300 millones de pesos con dos puntos más de tasa respecto de la colocación original aunque cayó casi un punto respecto del lunes con un dólar que también operó a la baja favorecido por una lectura positiva que se hizo en los mercados del triunfo de Jair Bolsonaro en Brasil.

La política de contener al dólar tiene un costo de $750 millones por día que se endeuda el BCRA. Pero en los títulos, lo importante es que el dólar baje.