-

Cómo se pelea contra el machismo en Comodoro Py

Por: Bárbara García Crespo
30 de octubre de 2018

Paloma Ochoa es la primera y única fiscal en ganar un concurso en primera instancia del fuero federal. Hace un mes denunció por tercera vez ataques contra su despecho al retirar de forma violenta los carteles que tenía pegados de Ni Una Menos.

Feminista, con una amplia formación en perspectiva de género, Paloma Ochoa fue la fiscal que logró que Comodoro Py se manifieste bajo la consigna “Ni Una Menos”. No fue una expresión más: fue la primera vez que las mujeres de los Tribunales Federales caminaron juntas por los pasillos de Py.

Paloma es la primera fiscal en el fuero federal de primera instancia. Llegó a Comodoro Py en el 2015 y desde entonces está al mando de la Fiscalía N° 10 ubicada en el 5° piso de los Tribunales de Retiro. Es la única mujer que llegó al puesto al concursar ya que en la fiscalía 12, en el mismo piso, está Alejandra Mángano que se hizo cargo del puesto tras la muerte de su titular, Patricio Evers.

Fiscalía Paloma Ochoa.jpg
Esta es la puerta de la fiscalía de Paloma Ochoa
Esta es la puerta de la fiscalía de Paloma Ochoa

La reciente fiscal Mángano viene de trabajar en la Procuraduría contra la Trata y Explotación (PROTEX), desde donde avanzó contra varios poderosos, entre ellos magistrados acusados de dar protección a prostíbulos.

Paloma Ochoa no se siente una referente y cree que la escasez de mujeres en puestos de poder dentro de la Justicia se deben principalmente a un problema cultural que se irá revirtiendo a lo largo de los años. “Cuando yo me presenté a concursar éramos muy pero muy pocas mujeres. Se podían contar con una sola mano. El problema no es que las mujeres no ganan los puestos sino que no se presentan ya sea por los mandatos sociales o porque desde lo cultural se les impuso que no van a poder. Sabemos que las exigencias van a ser mayores, al menos por ahora”, contó Ochoa a minutouno.com.

Comodoro Py

Desde que está en el cargo, la fiscal sufrió varias situaciones violentas producto del machismo que reina en Py: le arrancaron en más de una oportunidad los carteles de Ni Una Menos que tiene pegados en la puerta de su despacho y un juez de Casación,Juan Carlos Geminiani ,a quien ella había investigado por privación ilegítima de la libertad con una de sus empleadas en 2016, la recusó por riesgo de “imparcialidad” ante un caso de violencia de género.

Fue después de una marcha que hicieron dentro de Comodoro Py en el que las mujeres pegaron carteles por todo el edificio con la frase "Ni Una Menos". En la recusación, Germiniani señaló que Ochoa , quien había participado de la marcha, tenía poca objetividad a la hora de investigarlo.

A pesar de que las pruebas de que hubo privación ilegítima de la libertad existieron, la Justicia terminó sobreseyendo al juez. La empleada, a la que tuvo retenida por varias horas, renunció poco después del hecho y se fue a trabajar en otra jurisdicción.

fiscal ochoa.jpg

El último mes, Paloma Ochoa decidió denunciar que por tercera vez le habían quitado de forma violenta los carteles de Ni Una Menos que tenía en la puerta de su fiscalía. Paloma sospecha que las agresiones responden a que ser mujer en ámbitos de poder implica un costo mayor dentro de Comodoro Py. “Ya por el hecho de que seas mujer te miran distinto, eso sumado a todo lo que fuimos haciendo. La Justicia no es ajena a lo que pasa en la sociedad. El cambio que se está dando también pasa acá adentro”, dijo y agregó: “

"Lo que me parece muy grave es que todas las magistradas y magistrados tenemos la obligación de defender y promover los derechos de las mujeres. Más allá de que se trate de un ataque hacia mi persona o una circunstancia, nos tiene que llamar la atención que alguien por ignorancia, odio o lo que fuera tenga una actitud así”, explicó Ochoa.

Temas