Macri agradece que lo banquen a los mismos trabajadores que critica

Por: Fernando Alonso
23 de octubre de 2018

El presidente Mauricio Macri agradeció este martes a los argentinos que "han puesto el hombro y están bancando" la crisis económica que generó su administración a partir de la errada política monetaria que implementó el Banco Central. Lo hizo después de tres intervenciones en las que reclamó bajar salarios y cuestionó que se reclamen resarcimientos por enfermedad o accidente por su trabajo. Hay una tendencia muy generalizada en el pensamiento neoliberal de separar al trabajador del consumidor y a ambos de los ciudadanos, como si no fueran una misma persona ejerciendo distintos roles.

"Soy el primero en saber el enorme esfuerzo que están haciendo los argentinos. Han puesto el hombro y están bancando semejante depreciación del tipo de cambio y la devaluación que hemos sufrido, que ha traído de vuelta un rebrote de la inflación y eso afecta a todos, pero especialmente a los que menos tienen", dijo Macri insistiendo en el razonamiento de que "las cosas pasan" que lo exime de responsabilidad.

Pero antes Macri había advertido desde Chubut que "cada uno tiene que cobrar lo que corresponde, nadie puede pretender cobrar más de lo que vale su trabajo porque deja a cientos de miles de argentinos sin trabajo". Lo hizo en la inauguración del Parque Eólico de Manantiales Behr de la petrolera YPF. No explicó cuál es ese valor, pero si se toma de guía el Salario Mínimo, Vital y Móvil que fijó su administración, está por debajo de la línea de pobreza.

Después fue en el Coloquio de IDEA donde volvió a cuestionar a los trabajadores: se reivindicó como el presidente más preocupado en la historia por la generación de puestos de trabajo que no puede lograr porque hay que pagar salarios caros. "Hay gente que me dice que no se anima a contratar personas, por eso convoco a los gremios a que nos sentemos a hacer cosas inteligentes", dijo.

Y ya esta semana desde Rosario pidió "cuidarnos entre todos" de los "comportamientos tramposos que hemos tenido durante años" en referencia a los reclamos laborales.

Tres intervenciones para cuestionar lo que considera altos costos laborales que deben afrontar las empresas y que es la culpable de que no se generen empleos (de hecho, durante su gestión se destruyeron puestos de trabajo de calidad en la industria).

El presidente Macri probablemente no entendió que esos trabajadores que critica por sus salarios son los que "han puesto el hombro y están bancando" la crisis que generó y que provocó una gran transferencia de ingresos del sector asalariado a los dueños del capital. Según el Indec, los trabajadores perdieron a manos de las empresas 5 puntos de la riqueza producida, que ahora se distribuye 45% para el trabajo y 55% para el capital.

Desde que llegó a la presidencia, Macri generó para el grupo familiar el negocio de las autopistas (extendió la concesión y subió el peaje antes de vender su participación accionaria) o el de la energía eólica (se adjudicó tres parques eólicos y luegos los vendió sin realizar ninguna inversión) y se encargó de borrar la deuda que tienen con el Estado por los canon que no pagó de la concesión del Correo Argentino (la deuda original hace 15 años era de 300 millones de dólares).

Durante su gestión generó e hizo estallar las bombas de las Lebac transfiriendo 44 mil millones de dólares al sector financiero sin ningún tipo de contraprestación.

Durante su gestión el salario perdió entre 15% y 20% del poder adquisitivo por efecto de la inflación y se licuó en dólares en beneficio de las empresas exportadoras. Solo este año Argentina escaló 10 puestos en el Ranking de Costo Laboral Unitario Global de Manufacturas (CLU) de ABECEB, respecto a 2017, producto de la fuerte devaluación que mejoró la competitividad cambiaria.

Los argentinos vienen poniendo el hombro desde que llegó con promesas de no devaluar, terminar con la inflación y pacificar el país. Hasta ahora, no solo no cumplió sino que profundizó la grieta en favor de avanzar con su modelo neoliberal que tiene en la inflación y devaluación las principales herramientas del ajuste.