La furia de una madre tras ser echada de un supermercado por un delito que no cometió

26 de octubre de 2018

Les prohibieron la entrada a ella y a su hija de siete años. Pero lo más raro fue la explicación que ofrecieron para semejante medida.

Leanne Silver, de 30 años, denunció a la cadena de supermercados Aldi, del Reino Unido, tras ser echada de uno de sus locales por supuestamente robar una botella de vodka.

Como muchas otras veces cuando se queda sin leche o pan, Silver fue con su hija de siete años, Farah, al Aldi ubicado a pocos minutos de su casa en Salford, Gran Manchester, informó el sitio Manchester Evening News.

Cuando estaba en la mitad de su compra, la encargada del local la increpó, le arrancó los productos de la mano y hasta le sacó a la nena unos caramelos que había seleccionados. La orden era clara: tenían que irse del local porque estaban "expulsadas".

"No entendía qué pasaba. Le pregunté el porqué y me dijo que yo había estado la semana anterior con mi pareja y un bebé y que había robado una botella de vodka que había metido en el cochecito del bebé. ¡No tengo ni un bebé ni un cochecito!", lanzó.

Silver aseguró que los empleados del local intentaron disuadir a la encargada diciendo que la mujer y su hija eran clientas asiduas, pero no tuvieron éxito.

"Me quejé a Aldi. Me parece desagradable el modo en que me trataron. Tienen que estar 101% seguros antes de tratar a alguien así. Me sentí humillada", expresó.

Temas