-

-

Siete de cada diez argentinos no le creen a Macri: piensan que seguirá aumentando la inflación

30 de octubre de 2018

Las expectativas de la sociedad son negativas con respecto al futuro del país. Y si hoy fueran las presidenciales, en primera vuelta gana Cristina Kirchner, según una consultora.

Los argentinos no le creen al gobierno de Mauricio Macri. Los pronósticos de crecimiento en “V” y de baja de inflación no llegan a la sociedad. La imagen negativa del Presidente y de su gestión predomina por sobre la positiva. Así se desprende de un estudio a nivel nacional de la consultora de Ricardo Rouvier.

Embed

Según el sondeo realizado entre el 8 y el 28 de octubre, el 68,9% de los encuestados cree que la inflación no va a disminuir a partir de este mes como estima el Gobierno. El 15,3% entiende que sí habrá una merma y el 15,8% no sabe qué ocurrirá. La expectativa negativa inflacionaria no cambia casi desde el mes de abril cuando llegó al 65%. Tras el pico de septiembre con más de un 70%, en octubre bajó dos puntos pero sigue elevada.

En el mismo estudio revelan que si las elecciones presidenciales fueran ahora, Cristina Kirchner le ganaría a Mauricio Macri en primera vuelta y habría una suerte de empate técnico en el balotaje. La ex presidenta suma casi el 30% de los votos y el actual mandatario roza los 28 puntos. Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey quedan terceros y cuartos con menos en una hipotética primera ronda.

Massa, Schiaretti, Urtubey y Pichetto.jpg
Massa, Schiaretti, Urtubey y Pichetto, juntos en un nuevo espacio peronista.
Massa, Schiaretti, Urtubey y Pichetto, juntos en un nuevo espacio peronista.

Con respecto a la imagen de los líderes políticos, Macri y Cristina aún tienen más negativa que positiva. Este mes torció los datos de septiembre la gobernadora María Eugenia Vidal cuando por primera vez dejó de tener una valoración favorable.

En lo que respecta a la gestión del gobierno, el 58% de los argentinos cree que es negativa y la mitad cree que la economía no mejorará.

A un año de las elecciones, el desafío del oficialismo y la oposición pasa por captar a los que desnivelarán el empate: los indecisos. Casi un 22% no votaría a los dos últimos jefes de Estado en una segunda ronda. Si se toma 2015, el voto en blanco y nulo fue de menos de un 3%. Les quedan menos de doce meses para convencerlos.

Temas