-

-

Idas y venidas de Macri: final con visitantes "no", después "sí" y al final "ni"

03 de noviembre de 2018

La posibilidad de que los dos partidos finales de la Copa Libertadores entre River y Boca se jueguen con público visitante terminó de la peor manera: sin definiciones. Detrás del papelón estuvo el Presidente.

Fue un papelón que se extendió a lo largo de todo este viernes y que fue alimentado con el correr de las horas por los principales funcionarios del gobierno nacional.

La patente demostración de improvisación protagonizada por Cambiemos arrancó temprano por la mañana cuando el ministro de Seguridad de la ciudad de Buenos Aires Martín Ocampo negó la posibilidad de que la final de la Copa Libertadores se juegue con hinchas visitantes.

"No están dadas las condiciones para que esto suceda. No es factible un River - Boca con visitantes. Mientras haya un solo vecino de la Ciudad en riesgo, la decisión va a ser la misma" dijo Ocampo.

Sin embargo cuando el debate parecía zanjado fue el propio presidente de la Nación, Mauricio Macri, quien abrió una vez más la discusión y provocó un verdadero papelón.

Del "no" rotundo de Ocampo Macri pasó a un "sí". A través de su cuenta de Twitter el mandatario le pidió a la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, que arbitre las medidas necesarias para garantizar la presencia de público visitante en la final.

"Lo que vamos a vivir los argentinos en unas semanas es una final histórica. También una oportunidad de demostrar madurez y que estamos cambiando, que se puede jugar en paz. Le pedí a la Ministra de Seguridad que trabaje con la Ciudad para que el público visitante pueda ir", escribió Macri.

Embed

Presurosa Bullrich, que apenas ayer había dado el visto bueno para que los ciudadanos que deseen portar armas en la vía pública lo hagan y cuando no había podido garantizar la seguridad en el partido por los cuartos de final de la Copa Argentina entre Rosario Central y Newell's que debió jugarse a puertas cerradas y 500 kilómetros de Rosario, aseguró bien liviana: "el que no arriesga no gana".

Tras eso Macri redobló la apuesta y en radio La Red Macri dio por hecho que el público visitante asistiría a ambos partidos.

La aseveración duró lo que un suspiro y en diálogo con Fox Sports Macri volvió sobre sus pasos apenas un par de horas más tarde para desentenderse por completo del embrollo que él mismo había generado.

Ahora, dijo, "serán los clubes los que decidan". Y así se sacó de encima la polémica que generó y pateó la pelota afuera.

¿Estás de acuerdo con que haya...

Temas