"¿Alguien quiere cambiar mi embrión?" El polémico posteo de una madre en Estados Unidos

06 de noviembre de 2018

El embrión de niña es el único que le queda tras numerosos esfuerzos con la fertilización in vitro. Su hijo quiere tener un hermanito para compartir el cuarto. El posteo se viralizó.

Lisa, una madre desesperada por darle a su hijo un hermanito, está buscando intercambiar embriones con otra madre. Pero su deseo generó polémica en Estados Unidos: ofreció el canje por Facebook y causó tanto revuelo que lo retiraron.

La mujer, una actriz de 37 años, paseaba la semana pasada con su pequeño Daniel por el barrio de Bushwick, en Brooklyn, cuando el niño vio a dos hermanitos que jugaban en la calle, según informó The New York Post usando nombres ficticios para mantener la privacidad de la familia.

Posteo de Lisa en Facebook.jpg
El posteo de Lisa fue eliminado de Facebook.
El posteo de Lisa fue eliminado de Facebook.


"Mi esposo se crió con hermanas y también prefiere un niño", le dijo Lisa al diario neoyorquino. "Así es como queremos completar nuestra familia".

Sin embargo, su propuesta no fue muy bien recibida. Según The New York Post, nadie la insultó con groserías, al menos que ella sepa, pero las quejas fueron tantas que Facebook retiró el mensaje a solicitud de los usuarios de uno de los grupos de intercambio de experiencias sobre fertilización in vitro.

A pesar del rechazo, pudo hacer contacto con una mujer de California que se mostró dispuesta a hacer el cambio. A sus cuarenta y tantos años, tiene un bebé, dos embriones también de varón refrigerados en un sitio de conservación, y el esposo tiene cinco hijos varones de un matrimonio anterior. "Si tenemos que pasar por esto otra vez, que sea una niña", le dijo el esposo.

Lisa y Ray gastaron 15.000 dólares en procedimientos de fertilización in vitro en 2012 en una clínica de Nueva York después de muchos intentos infructuosos de tener un hijo. Cuando se casaron en 2009, ya ella sabía que él había padecido cáncer testicular antes de cumplir los 30, y que la radiación y la quimioterapia afectaron su esperma.

Lisa contó que desde que aprendió a hablar, Daniel insiste tanto en la demanda de tener un hermanito. Y en su familia y en el barrio donde viven hay muchos que juegan juntos, suficientes para que no se le olvide su deseo.

En sus sucesivos esfuerzos por complacerlo, Lisa perdió un embarazo en julio del año pasado. Pero no desistió y en mayo de este año logró un embrión de niña.

Si no bastara con los deseos de su hijo y de su esposo, dice que desde el punto de vista económico también tiene sentido que el nuevo miembro de la familia sea varón, porque la vida está demasiado cara, a su casa de dos cuartos no podrían agregarle un tercero, y las cosas que han sido de Daniel podrá usarlas su hermanito y compartir el cuarto, desde los juguetes hasta la ropa.

Lisa y Rae son graduados de la Universidad de Yale y han tenido más de una oferta de personas que quieren comprarles el embrión de la niña sin ofrecer uno de varón a cambio, pero ella se niega.

Temas