-

Salió a pescar y rescató a un bebé de 18 meses que estaba a la deriva en el mar

06 de noviembre de 2018

El hombre había salido a pescar y sacó del agua a un pequeño cuyos padres jamás se percataron de que se había ido solo.

El pescador Gus Hutt salió a pescar muy temprano el 26 de octubre pasado en la costa de la playa Matata, en Nueva Zelanda, pero en vez de ir a su puesto habitual caminó unos 100 metros y lanzó sus líneas de mano.

Entonces lo vio flotar en el agua. "Pensé que era un muñeco", aseguró Hutt. Pero lo que "pescó" ese día a las 7.15 de la mañana fue a un bebé de 18 meses que se había escapado de la carpa de sus padres, que estaban en un camping cercano, informó el sitio NHZerald.

"Me estiré y lo tomé del brazo. Aún así pensé que era un muñeco", expresó Hutt después de su increíble proeza que se volvió viral. "Su cara parecía como de porcelana con su pelo negro mojado, pero entonces lanzó un chillido y yo pensé 'Dios, es un bebé y está vivo'", relató el hombre.

bebe pescado.jpg
Malachi sigue siendo el mismo después del incidente
Malachi sigue siendo el mismo después del incidente

Hutt y su mujer, Sue, se pusieron en campaña para encontrar a los padres del bebé en el Camping Murphy's Holiday de Matata. El encargado del predio despertó a Jessica Whyte, la madre del bebé, y la desayunó con la noticia de que habían encontrado a su hijo en el mar.

El bebé resultó ser Malachi Reeve, cuyos padres dormían en su carpa cuando él decidió bajar el cierre y salir campante hacia el mar. El pequeño había intentado caminar directo al agua el día anterior, pero sus padres lo habían impedido, informó el sitio neozelandés Stuff.

"Fue un momento de mucho miedo, pero estaba respirando", explicó la mujer, quien mantuvo despierto a su bebé hasta que llegaron los médicos.

Temas