-

-

Guillermo habló de la chance de que se juegue el 17 con Ponzio y Scocco recuperados

11 de noviembre de 2018

"Jugar no se podía. Había llovido mucho, el campo tenía mucha agua y después de las 17.30 volvió a llover fuerte", dijo el entrenador xeneize.

El entrenador de Boca, Guillermo Barros Schelotto, aseguró que la reprogramación de la ida de la final de la historia por la Copa Libertadores de su equipo ante River fue lógica debido a que "iba a estar difícil jugar en un campo que tenía mucha agua".

“Jugar no se podía, iba a estar muy difícil. Había llovido mucho, el campo tenía mucha agua, y después de las 17.30 volvió a llover fuerte. Queríamos jugar hoy, el tiempo no lo permitió, pero esperemos que mañana sí. Acataremos el reglamento si se reprograma. La ansiedad se mantiene. Desde este partido hasta el del Monumental igualmente iba a haber mucha intriga y expectativa. Se estiró un poquito más nada más", dijo a los medios en una improvisada rueda de prensa.

Este domingo está pautada una reunión entre el presidente del club de la Ribera Daniel Angelici, su par de Núñez Rodolfo D’Onofrio, el titular de Conmebol Alejandro Domínguez y el de AFA Claudio “Chiqui” Tapia. En el cónclave se resolverá si se juega este domingo o se pospone una vez más.

“Si se reprograma, para el próximo fin de semana los jugadores de Boca van a llegar mejor también. Son especulaciones que no sé si sirven o no. Tenemos que preparar el partido juegue quien juegue, si está Ponzio o Scocco o no, tenemos que ganarle a River”, dijo Guillermo respecto a las especulaciones.

Boca y River podrían jugar el sábado 17 si es la FIFA autoriza la fecha ya que ese fin de semana está reservado para compromisos de selecciones nacionales.

Temas