-

Salta: un ex convicto extorsiona a un testigo que lo mandó a la cárcel

11 de noviembre de 2018

Exequiel Figueroa quedó en libertad y le exige a un comerciante, cuyo testimonio permitió esclarecer un crimen, un "seguro de vida".

Un comerciante y su esposa denunciaron por extorsión a un hombre que obtuvo la libertad el pasado 5 de noviembre. A las pocas horas de regresar al barrio les exigió una suma de dinero a cambio de los seis años que estuvo preso en el penal de Villa Las Rosas, en Salta.

Destrozos

La mujer dijo que lo ocurrido "es una verdadera extorsión ya que hace seis años mi esposo declaró ante la Justicia lo que sabía acerca de un homicidio de un familiar nuestro y esa declaración supuestamente sirvió para esclarecer el caso. Pero nosotros no tenemos la culpa que hayan dedicado sus vida al delito".

"No puede culparme que pasó seis años de su vida preso y pretenda ahora que lo indemnice".

"Lo real es que ese hombre Exequiel Figueroa (30) se presentó junto a su padre a pedirnos dinero a cambio de nuestra seguridad", aseguró.

"Yo estaba en mi negocio de venta de comestibles y me negué a pagarle el 'seguro de vida' que me estaban ofreciendo. Y allí se ofuscaron, me amenazaron y dijeron que apenas vuelva mi marido de su trabajo iban a arreglar con él. No fue así, a las 22.30 del martes volvieron y tuvimos que encerrarnos".

Destrozos

La mujer contó que el sujeto les destruyó la puerta del ingreso, las ventanas y los vidrios. "Llamamos dos veces al 911 pero cuando llegaron la puerta estaba desguazada y los destrozos eran evidentes".

Según informa El Tribuno, el comerciante y su esposa -ambos de 40 años- se negaron a pagar el "seguro de vida" y entonces el ex convicto los amenazó de muerte, a la pareja y a sus hijos.

La denuncia explica claramente que Figueroa culpa de su estadía en Villa Las Rosas al marido de la comerciante y pretende que se le pague los seis años que estuvo preso.

La mujer dijo que a pesar de las amenazas y destrozos nadie resultó detenido y que teme por su seguridad, pero que no puede pagar lo que le exige el ex convicto porque las declaraciones que se hicieron en su momento eran bajo juramento de decir verdad, es decir que su marido tuvo que contar lo que sabía acerca del homicidio de un joven de la misma barriada pero eso no tenía intenciones de lesionarlo.

"Es muy grave lo que ha pasado, porque no detuvieron al ex convicto y no sabemos cuándo puede volver con más violencia", dijo la mujer.

Temas